El desarrollo en los varones: cómo hablar con tu hijo

Los primeros síntomas de la pubertad suelen ser incómodos para los varones y los padres. Lo mejor es sentarse a hablar con el pequeño y comentarle lo que ocurrirá con su cuerpo.

Los cambios en los varones durante la pubertad

Pubertad en los varones: cómo enfrentarlo

Vaya etapa complicada la del desarrollo y la pubertad. El cuerpo cambia, se prepara para la adultez, mientras que la mente sigue pensando en juegos y travesuras. En los varones es particularmente difícil: la voz se hace más profunda, aparece el vello facial (con gran bochorno), y el cuerpo pide cosas que la mente aún no comprende.

El desarrollo en los varones: cómo hablar con tu hijo
En la pubertad el cuerpo se prepara para la adultez, mientras que la mente sigue pensando en juegos y travesuras

Hablar con tu hijo desde antes de que aparezcan las primeras señales de la pubertad es la mejor manera de sobrellevar estos cambios, tanto para él como para todo el hogar y su armonía.

La pubertad en la actualidad

Antaño, el cuerpo se desarrollaba a una edad en la que la mente estaba preparada para ello, pues no es menos que la señal biológica de estar en condiciones para la sexualidad y la prolongación de la especie. Sin embargo, con los cambios sociales y culturales, sumado a una alimentación cargada de hormonas y factores ambientales que favorecen el desarrollo temprano, hoy la pubertad aparece mucho antes de lo que nuestros cerebros quisieran.

La adolescencia, que comenzaba antes en la pubertad, hoy aparece tiempo después. Ya desde los 8 y 9 años los varones demuestran comportamientos que parecen inapropiados para sus edades cognitivas, con cambios en lo físico y también en lo mental. Por eso, se debe hablar con el niño cuanto antes, explicándole los cambios que le sucederán, y preparándolo para lidiar con ellos.

Cambios físicos durante la pubertad en varones

Los cambios físicos más notorios son la aparición del vello facial y corporal, en las piernas, axilas y también en la zona genital. Esto causa estupor en el niño y lo deja víctima de burlas, lo que lo impulsa a querer afeitarse desde demasiado pequeño, tanto como para preocuparnos por el uso de elementos cortantes como lo son las rasuradoras. También el vello corporal propicia la aparición de aromas corporales desagradables, como el sudor, por lo que es de vital importancia incorporar los temas de aseo corporal y cosmética desde antes de que se desarrolle.

También la piel demuestra cambios, con acné notorio y severo, seborrea y abultamientos poco agraciados. Cuando el niño comprende su imagen física, en relación a la intención de conquista de las niñas, se enfrenta a un grave problema. Mientras tanto, comportamientos como el juego entre varones, el fútbol y los vídeos siguen presentes, en una verdadera contraposición de corrientes de pensamiento y conducta.

Luego de estos cambios aparecerá el crecimiento de los genitales, y las modificaciones en la voz (algo bastante incómodo, pues hay tonos agudos y graves que se entremezclan involuntariamente). También la masa muscular aumenta, al tiempo que lo hace el apetito: suele haber un aumento de peso, y luego un estiramiento corporal que a menudo es poco parejo, causando torpeza y poco control sobre las extremidades de los varones.

El desarrollo sexual de los varones

Conjuntamente al crecimiento en el cuerpo aparece el desarrollo sexual. En esta etapa comienzan las poluciones nocturnas, eyaculaciones involuntarias y erecciones a lo largo del día. Este es un tema delicado que hay que tratar con el niño, pues es una situación socialmente incómoda que debe manejar con cautela, en especial frente a sus compañeros de clase y amistades. También hay mucho toqueteo de las partes íntimas, es una acción natural que conduce a la masturbación, algo saludable y necesario, aunque poco deseado por padres y madres.

"Hablar con tu hijo desde antes de que aparezcan las primeras señales de la pubertad es la mejor manera de sobrellevar estos cambios."

'

"Desde los 8 y 9 años los varones demuestran comportamientos que parecen inapropiados para sus edades cognitivas, con cambios en lo físico y mental."