Ejercicios de Respiración: Relajación y Energizante

Con la respiración podemos lograr tanto una buena relajación como recargar las energías. Tan sólo respirando, y aplicando los ejercicios que veremos a continuación.

Ejercicios de Respiración y Relajación

Ejercicios de respiración energizante y relajante

La respiración nos permite ingresar oxígeno a los pulmones, que será metabolizado y transportado por la sangre a todas y cada una de las células de nuestro cuerpo. Esto permite que las células vivan y actúen de manera normal, lo que hace de la respiración una acción natural y necesaria en el cuerpo, que realizamos por acto reflejo.
Pero hay mucho más que podemos lograr con la respiración, como modificar nuestro ánimo y humor, tranquilizarnos y recobrar la calma y el equilibrio en sensaciones de estrés, miedos, peligros o ira.

Ejercicios de Respiración y Relajación
Ejercicios de respiración energizante y relajante. Respiración profunda y prolongada. Ejercicios de respiración de fuego.

© Depositphotos.com/fizkes

La respiración también nos servirá para renovar las energías y sentirnos mucho más energizados y vitales. Por todo eso, hoy aprenderemos un ejecicio de respiración profunda que nos permita renovar el cuerpo y la mente, para seguir enfrentándonos al día y a las actividades cotidianas con ímpetu y plena vitalidad.

Respiración profunda y prolongada

El ejercicio de respiración profunda y prolongada permite la relajación y la renovación del oxígeno de todo el cuerpo, obteniendo vitalidad y energía instantáneas.

Para practicar este ejercicio, siéntate en una postura cómoda, con la espalda erguida, los hombros relajados y la cabeza levantada. Cierra los ojos para ayudar a relajar también la mente. Ahora inspira muy lentamente, hasta llenar tu capacidad pulmonar, comenzando el llenado desde el abdomen y luego hacia la parte superior de los pulmones. Inhala hasta ya no poder ingresar más aire, muy lentamente. Para ayudar a tu cuerpo a colocar el aire, apoya las palmas de tus manos sobre las rodillas (si estás en una silla) y, mientras inhalas, ve estirando lentamente los brazos, enderezando tu espalda.

Mantén el aire en tus pulmones por dos a tres segundos, mientras llevas los hombros hacia atrás, y luego exhala también muy lentamente, por la nariz. Si has hecho el ejercicio de las palmas en las rodillas, liberarás la tensión en los brazos y te arquearás levemente hacia adelante al exhalar. Repite esta operación dos veces más, o tantas como quieras.
Haz el ejercicio al menos una vez por día, y repite tantas veces como lo desees.

Ejercicios de respiración de fuego

Ya practicado el primer ejercicio, pasaremos con el tiempo al segundo: el de fuego. Es una técnica de respiración vigorizante que trabaja con contracciones musculares abdominales, donde tus hombros se mantienen estáticos todo el tiempo. El ejercicio de inhalación es bastante similar al anterior, aunque apenas a mayor velocidad.

Inhala regularmente hasta llenar por completo tu capacidad pulmonar, comenzando desde el abdomen y hacia arriba, y luego exhala inmediatamente, sin mantener el aire en los pulmones. Exhala hasta vaciarlos por completo y, cuando sientas que ya no hay aire dentro, contrae los músculos abdominales llevando el ombligo hacia la columna en una contracción veloz y certera.

Al hacer esta contracción, notarás que exhalas una pequeña cantidad de aire residual de cuya existencia no tenías noción. Repite este ciclo cinco veces en total. Con el tiempo, podrás hacer primero la respiración prolongada por unos minutos y luego la de fuego por otros tantos minutos. Renovarás tus energías y calmarás tus pensamientos, ganando optimismo y vitalidad, simplemente con respirar.

"Los ejercicios de respiración profunda y prolongada permiten la relajación y la renovación del oxígeno de todo el cuerpo."

'

"Simplemente con relajarte, renovarás tus energías y calmarás tus pensamientos, ganando optimismo y vitalidad."