Cómo distinguir entre plantas vivaces y perennes

La s plantas vivaces y perennes son ideales para decorar, y su característica principal es que no mueren con el cambio de estación.

A las plantas vivaces, cuando llega el invierno, se les secan los tallos y hojas, es decir, pierden toda su parte aérea, aunque en algunos casos les quedan algunas hojitas pegadas al ras del suelo. Pero, si bien la planta visualmente se ha secado, sus raíces quedan vivas bajo la tierra, y cuando culmina el invierno y llegan los primeros calores, vuelve a brotar.

Claros ejemplos de planas vivaces son aquiles, gallardía, milenrama y  peonía, entre otras.

Otra característica de estas plantas es que son herbáceas y no leñosas.

Las plantas perennes también duran de un año para el otro, no mueren con la llegada del invierno, pero esta no pierde sus tallos ni sus hojas. Durante el invierno se encuentran iguales que en primavera y otoño.

Las plantas perennes más conocidas son lavanda, geranios, clavel, gazania, ,margaritas y cineraria.

Estas plantas (perennes y vivaces) son ideales tanto para el jardín (plantadas en el suelo), como para macetas. Además, con ellas se pueden hacer arriates (zonas de terrenos delimitadas y con flores), macizos (combinación de diferentes plantas en un jardín), rocallas (pendiente en donde se coloca piedras y flores) y bordes de un camino.

La mayoría de estas plantas poseen flores que viven muchos días sin marchitarse, por lo que son excelentes para cortarlas y armar ramos para decorar el interior del hogar. Las ideales para este trabajo son los claveles y las rosas (que conviene cortarlas antes de que se abran completamente), crisantemos, gerbera, clavelina, tulipán, azucena, violeta y fresia. Recuerda que lo ideal es cortarlas a la mañana temprano o al atardecer.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo distinguir entre plantas vivaces y perennes, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social