Cómo diseñar la iluminación del jardín

Diseñar la iluminación del jardín

Cuando llegan los días de calor, queremos disfrutar del jardín todo cuanto nos sea posible. Y como también queremos disfrutarlo por las noches en todo su esplendor, debemos saber elegir y diseñar la iluminación de este ambiente exterior del hogar.

Consejos para iluminar nuestro jardín

Hay diferentes tipos y usos de la iluminación para jardines. Podemos usarlas para cumplir con una función de seguridad, para decorar y lucir nuestras variedades vegetales con todo esplendor, para iluminar senderos para un tránsito nocturno seguro, o bien iluminar especies en particular para transformarlas en el punto focal absoluto. Pero también se puede procurar una iluminación general que nos permita disfrutar del jardín en cenas o reuniones nocturnas al aire libre. Otra opción es diseñar una iluminación combinando estilos y usos, para economizar en los gastos, y para hacer una distribución más eficiente de los insumos con los que disponemos. Veamos cada caso:

Para mayor seguridad. Si lo que quieres es iluminar el jardín para mayor seguridad, la mejor opción es un reflector de bajo consumo que cuente con un foto sensor (permite que la luz se encienda cuando la iluminación de ambiente ha bajado hasta cierta graduación), y que además, funcione mediante un sensor de movimiento, de modo que se encienda sólo al detectar un transeúnte, ya sea para que ilumine el sector mientras lo recorremos, o bien para llamar la atención de un visitante indeseado. Podemos utilizarlas tanto en el frente de la casa como también en el jardín, con la sola precaución de evitarlas si se tiene una mascota, ya que su paso encendería constantemente el reflector.

Para iluminar zonas específicas. Para iluminar de forma tenue un jardín en zonas particulares, como pueden ser senderos de circulación útiles, como el comienzo del cantero o de la parrilla, o para iluminar la periferia de la pileta, podemos utilizar lámparas de carga solar. Éstas no poseen cables ni baterías para su funcionamiento, sino que cuentan con una fotocélula que realiza una carga durante las horas diurnas. Luego, por la noche, se enciende automáticamente (o a nuestro designio, mediante botones o perillas) para simplemente demarcar zonas, en una luz muy suave, ideal para complementar la decoración. Además, estas lámparas pueden ser transportables (se clavan al suelo), o podemos dejarlas insertas a nivel del piso, para mayor seguridad.

Para iluminar un arbusto específico. Para iluminar especialmente un rincón del jardín, un arbusto o árbol de nuestra preferencia, podemos utilizar tanto reflectores como proyectores, siempre procurando que no aporten demasiada luminosidad ni calor a la planta, para no dañarla. Se suelen colocar al ras del piso, apuntando directamente a ellas. También podemos resaltar o iluminar uros. En este caso, los apliques de pared serán los más convenientes, en especial las direccionales que iluminan, y a la vez, decoran.

Finalmente, un último consejo a la hora de diseñar la iluminación del jardín: no te excedas en su uso, ya que demasiada luz podría interrumpir el disfrute de las noches veraniegas. Recuerda también que las luces atraerán insectos voladores, por lo que es bueno contar con un sistema de protección, y siempre utiliza iluminación de bajo voltaje o lámparas de bajo consumo, para ahorrar en su gasto y aportar un granito de arena al medio ambiente.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo diseñar la iluminación del jardín, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social