Cómo Diseñar el Empaque de un Producto

La Importancia de Diseñar un buen Empaque

Si tendríamos que poner el énfasis sólo en una cosa al lanzar un producto, sin dudas sería el packaging. ¿Y la calidad de la mercancía? Según los expertos en marketing, eso queda en segundo lugar, ya que diseñar el empaque de un producto es garantía de seguridad y éxito. Lo que contiene al artículo es la verdadera personalidad, el “rostro”, lo que se vende, lo estético, etc. Una caja, una bolsa o un paquete debe verse bien para poder vender lo que hay en el interior, es decir, ha de inducir al consumidor a la compra.

Para poder lograr el éxito al vender un producto, es necesario comprender que tanto el empaque como el artículo son una composición perfecta y equilibrada. El packaging no es sólo lo que contiene la mercadería, sino que es la mejor manera de hacer publicidad y llamar la atención.

En relación a los costes del packaging, parece ser un limitante para los pequeños y medianos emprendedores. Por lo general, no invierten demasiado dinero en el empaque y ese es un profundo error. Quizás deberían pensar el diseño del producto como uno de los pilares fundamentales del éxito.

Tips para diseñar el packaging de un producto. Qué debe contener el empaque de un producto? Pasos para diseñar un buen empaque

© Depositphotos.com/belchonock

Imagen 1. Antes de diseñar un buen empaque, elige entre envase, bolsa o caja.

Si el problema es el presupuesto, esto siempre se puede solucionar. Primero hay que tener en claro qué es lo que se desea lograr y en base a ello, analizar el costo. El objetivo de la empresa (sin importar su tamaño o experiencia) debe ser lograr un producto competitivo y que se diferencie del resto. Una vez que ello se haya delimitado, el diseño se ajusta a las necesidades puntuales conforme al dinero disponible. El reto está en equilibrar la efectividad comercial con la cualidad única del empaque.

La sugerencia de los expertos en cuánto a diseñar un buen packaging es empezar la marca desde cero, ya que ser original permite llamar más la atención. Siempre hay que tener en cuenta las prácticas de consumo y saber que éstas cambian constantemente. Todo depende del lugar, la circunstancia histórica y social, la época del año, a quién va dirigido, etc.

Entonces, antes de lanzarse a diseñar el empaque de un producto, es preciso realizar lo que se conoce como un estudio o investigación de mercado. De esta manera, nos aseguramos un buen porcentaje de éxito. Un error muy frecuente en el marketing es no saber qué es lo que desean los potenciales clientes y eso se traduce en un packaging deslucido, que no llama la atención y por ende, no se vende. Esto lleva a otra de las equivocaciones siderales en el mundo de los negocios: la copia de lo que ya está en el mercado. Es una tendencia muy frecuente pero perjudicial ya que afecta la experiencia de consumo y al mismo tiempo, la imagen de la marca.

Cómo diseñar el empaque de un producto: ¿envase, caja o bolsa?

Para poder diseñar un buen empaque, tenemos que conocer lo que tenemos disponible para envolver nuestro producto. Las opciones son:

- Envase: Usado desde 1810 para estos fines, puede ser cualquier tipo de objeto que almacene nuestro producto. Sin embargo, se le llama envase a las botellas (de vidrio o de plástico) y a las latas, mayormente. La característica principal es que conserva en buen estado lo que hay en el interior. Debe cumplir con ciertos requisitos, como ser una barrera hermética, térmica y mecánica para brindar seguridad al cliente y a la empresa.

- Caja: El material más común para este tipo de packaging es el cartón, y la forma más usada es el cubo. Pero además, es preciso colocarle la impronta de la empresa para que destaque. La caja es un empaque normal donde el diseño lo es todo. Ha de ser agradable a la vista y proteger en cierta medida el artículo.

- Bolsa: Si bien cada vez se están usando menos las bolsas por temas de medio ambiente, todavía hay marcas y empresas que apuestan a este tipo de packaging. Existen miles de diseños diferentes pero con una sola premisa, que es ayudar a cargar el producto de manera cómoda y segura hasta destino. Los materiales usados son el plástico (nylon), el cartón o el papel y la friselina, una tela que se puede volver a usar varias veces.

Cómo diseñar el packaging: elementos básicos

Seguro ya has decidido qué tipo de packaging vas a utilizar, pero todavía te falta algo muy importante como es el diseño o los elementos básicos, es decir, aquellos que no pueden dejarse de lado:

- El logo: al diseñar el empaque de un producto no podemos olvidarnos de colocar el logo de la marca o la empresa, el mismo que usamos para identificarnos en el negocio, en el sitio web, en las tarjetas de presentación, etc.

- La tipografía: El tipo de letra debe ser de un tamaño relacionado a las medidas del packaging. También debe representar las cualidades de la marca y servir para reconocer o identificar sin problemas el producto.

- La ilustración: Conocido en inglés como “product shot”, es la imagen usada como prueba de calidad de un artículo. Recuerda antes realizar un estudio previo para conocer las emociones y sentimientos que acarrea el producto.

- La combinación de colores: Te ayudará a facilitar (o no) la venta de tus productos. Lo mejor es no usar más de tres tonos para construir una identidad visual.

Para diseñar un buen packaging, presta atención y recuerda cumplir con todas las recomendaciones indicadas en este artículo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Diseñar el Empaque de un Producto, te sugerimos que visites nuestra sección Promoción y publicidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social