Diferencias entre el colesterol bueno y el malo

Diferencias entre el colesterol bueno y el malo

En esta nota te ofrecemos información para entender y diferenciar el colesterol bueno del malo.

Diferencias entre el colesterol bueno y el malo

Claves para entender el colesterol

Todos hemos oído hablar del colesterol, aunque mayormente lo asociamos a hombres de edad avanzada con pobres hábitos alimenticios y de ejercitación. Pero lo cierto es que el colesterol puede presentarse en cualquier persona, en relación a su dieta regular y actividades.

¿Qué es el colesterol?

El colesterol, aunque con mala reputación, es una grasa (lípido) que se produce naturalmente en nuestro organismo. Sin embargo, la alimentación regular que sigamos y las actividades que realicemos modifican estos niveles de colesterol en sangre, elevándolo y disminuyéndolo según sea cada caso.

Hay dos tipos de colesterol que podemos tener: el LDL, que es el colesterol "malo", el que nos puede hacer daño, y el HDL, que es el colesterol "bueno", necesario para el buen funcionamiento de nuestro organismo, pues es una poderosa fuente de energía, el combustible para el buen funcionamiento celular. Entre las importantes labores del HDL en nuestro cuerpo está la producción de ciertos tipos de hormonas.

Diferencias entre el colesterol bueno y el malo
Diferencias entre el colesterol bueno y el malo

"La alimentación regular que sigamos y las actividades que realicemos modifican los niveles de colesterol en sangre."

¿Qué es el colesterol malo?

Por otro lado, el LDL o colesterol malo, que tiene su significación de importancia en el funcionamiento de nuestro organismo, es un enemigo silencioso. El LDL puede elevar sus niveles hasta un punto tal en el que los lípidos comienzan a abultarse en los ductos sanguíneos.

Así, este tipo de colesterol puede bloquear nuestras arterias, o impedir el normal flujo sanguíneo, teniendo como consecuencia desde enfermedades cardíacas o cerebrovasculares hasta necrosis celular, es decir, la muerte de los tejidos producto de la falta de irrigación a las células.

Esta acumulación de colesterol en las arterias se incrementa con el paso del tiempo, es decir, que ante una pequeña acumulación debemos ponernos en marcha para su resolución, pues el consumo de alimentos grasosos, fritos, azúcares y lípidos, junto a la falta de ejercicio, sólo irá empeorando el problema, provocando una acumulación cada vez mayor que puede terminar en la obstrucción arterial y, con ello, en consecuencias muy serias para la salud, incluyendo ataques cardíacos y aterosclerosis, entre tantas otras.

"La acumulación de colesterol en las arterias se incrementa con el paso del tiempo."

Alimentos que reducen y aumentan el colesterol

El colesterol (malo) aumentará sus niveles con la ingesta regular de:

  • Grasas saturadas
  • Ácidos grasos trans
  • Grasas vegetales hidrogenadas

Estos son parte de alimentos tales como:

  • Carnes rojas con grasas,
  • Lácteos y leches con grasas,
  • Mantequilla,
  • Quesos y otros lácteos vacunos y de otros animales,
  • Margarinas,
  • Galletas (dulces y saladas)
  • Panificados dulces y salados
  • Golosinas y dulces,
  • Huevos,
  • Vísceras (sesos e hígado principalmente)

En cambio, los ácidos grasos insaturados ayudan a disminuir los niveles de LDL y a aumentar los de HDL, por lo que debes asegurarte de consumir:

  • Aceite de oliva,
  • Aceites de girasol, maíz, soja y arroz (no en frituras, sino "crudos")
  • Leches y lácteos descremados
  • Frutas y vegetales, de preferencia crudos
  • Bebidas sin azúcares y gases en abundancia