Dieta para el colesterol

Si sufres de colesterol tendrás que estar al tanto de los alimentos que puedes consumir y los que no. Aquí te ofrecemos una guía para controlar tu dieta y reducir el colesterol.

Dieta para el colesterol

Dieta para el colesterol

Dieta para controlar el colesterol

Quienes tienen el colesterol alto deben prestar atención a su dieta para controlarlo y mantener el nivel a raya, previniendo problemas de salud presentes y futuros. No es una dieta alimentaria difícil de seguir, sino que se trata de pequeños cambios en el consumo de una gran variedad de alimentos deliciosos y completos.

Carnes rojas y blancas

Se debe controlar el consumo de carnes rojas, debido a su alta concentración de lípidos. Hay que evitar el consumo o restringirlo a una o dos porciones por semana, en un corte de carne roja magro y bien cocido.

En lo que respecta a las carnes blancas, han de ser consumidas sin piel, dos a tres veces por semana y bien cocidas para que se desgrasen.

Los pescados y mariscos son adecuados incluso para un consumo diario, de preferencia especies magras como el pescado azul, blanco, atún y ostras, evitando aquellos en conserva y en aceite, las gambas, langostinos, cangrejos, mejillones y bacalao. No se recomienda en ningún caso el consumo de embutidos, carnes procesadas, o comidas rápidas con carne grasosa, como hamburguesas, ni tampoco las frituras.

Dieta para el colesterol
Dieta para el colesterol

"No se recomienda en ningún caso el consumo de embutidos, carnes procesadas, o comidas rápidas con carne grasosa."

Leche y huevo

Los huevos son una buena fuente de proteína. Sin embargo, las yemas tienen un alto contenido de grasas y colesterol, por lo que se recomienda comer sólo la clara, reservando lo demas para un consumo a la semana como máximo. La leche, por su parte, puede ser consumida a diario, siempre y cuando sea desnatada o descremada. Los derivados lácteos, de dos a tres veces por semana (quesos magros, yogures, mantequilla de bajo tenor graso), y se debe evitar el consumo de aquellos con contenido completo de grasas, incluyendo aquí la crema, la nata y flanes o preparados, como postres.

Hortalizas, vegetales y frutas

Se recomiendan comeer a diario las hortalizas y vegetales simples y de hojas, reservando para un consumo de tres a cuatro porciones semanales las de contenido graso, como los aguacates, las patatas, batatas, aceitunas (olivas). Además, se debe reservar el máximo a una porción por semana de vegetales en aceite o fritos, coco y bocadillos (incluyendo las patatas fritas).

Las frutas casi no tienen restricciones, poniendo en marcha el criterio propio, aunque controlando el consumo de plátanos y bananas, coco y frutos secos.

"Los huevos son una buena fuente de proteína. Sin embargo, las yemas tienen un alto contenido de grasas y colesterol."

Aceites, condimentos, aderezos y salsas

Puedes consumirlos todos, en presentaciones magras o de bajas calorías. En presentaciones normales, prefiere el aceite de olivas o de semillas libres de ácidos grasos, dejando de lado los aceites de coco, las margarinas y las mantequillas (lácteas, de maní, todas). Los condimentos y aderezos libres de grasas (mostaza, pimienta, vinagre) pueden ser consumidos a diario, la mayonesa de dos a tres veces por semana en presentación desnatada o baja en calorías, mientras que las salsas y condimentos altos en grasas y azúcares (cátsup, salsas grasas y otras) deberan ser evitadas por completo.