Dieta de la sopa

Conoce algunos consejos para que la sopa sea tu aliada en la lucha por bajar de peso, sin pasar hambre y con todo el sabor.

Dieta de la sopa

Dieta de la sopa

Sopas para adelgazar

La sopa es el alimento para el alma, de eso estamos seguros. Nada como llegar a casa en un frío día de invierno y cobijarnos, cuchara en mano, con una de estas cremosas delicias, o refrescarnos en verano con un helado plato de gazpacho y sopas griegas. Pero no sólo se trata de alimentación, sino también de cuidar de nuestra figura.

De más está decir que para hacer una dieta basada en sopa debes consumir alimentos de primera calidad, frescos, ya sea preparados en el día o congelados, pero en casa. Prefiere caldos y saborizantes naturales, bajos en grasas, y vegetales frescos, dejando de lado las conservas y los enlatados. De hecho, olvídate de las sopas pre-elaboradas y las deshidratadas: prepara una vez por semana una buena cantidad, divídela en porciones, y congela para disfrutar sin tener que cocinar a diario.

Al prepararlas, disminuye la cantidad de sal, evita agregar grasas y aceites, y prefiere los vegetales livianos y sabrosos, como los granos de maíz fresco, las patatas, zanahorias, arvejas, cebollas y ajos. Recuerda que cada porción debe tener al menos la mitad de su "altura" en puro líquido: saborízalo con cubos bajos en calorías o con hojas de puerro, apio, o los vegetales de hojas que prefieras, para no agregar calorías a tu dieta.

Dieta de la sopa
Dieta de la sopa

"Prepara sabores diversos de sopas, y disfruta de dos porciones generosas al almuerzo y en la cena, consumiéndola despacio."

Cómo hacer la dieta a base de sopa

Si estás firme en tu meta de bajar de peso con la ayuda de las sopas, recuerda cumplir con la alimentación. Prepara sabores diversos, y disfruta de dos porciones generosas al almuerzo y en la cena, consumiéndola despacio y disfrutando de cada bocado. En las meriendas podrás complementar con yogures bajos en grasas o, mejor aún, con jugos y batidos de frutas frescas, que no aportarán calorías ni grasas a tu cuerpo.

Sopas para adelgazar

La sopa de verduras es una de las más fáciles de hacer, y también muy llenadora. Sólo debes cumplir ciertos pasos básicos: lavar bien y pelar los vegetales, cortarlos en cubos pequeños, de igual tamaño para una cocción pareja, usar suficiente agua (con granos de pimienta, dientes de ajo o el sabor preferido), y agregar los vegetales según su dureza: los que requieran más cocción (los más duros) al principio, diez minutos de hervor después los intermedios, y diez minutos después los blandos. En unos 5 a 7 minutos más de cocción tu sopa estará lista y sabrosa.

Otra forma de hacer sopas cremosas es hervir vegetales bien limpios, o cocinar en el horno, para luego pelarlos, complementarlos con otros sin cocción, y llevar todo a la procesadora. Este método de preparación te dará platos de sopa crema suaves y llenadores.

"Siempre acompaña tus sopas con al menos un vaso generoso de agua fresca y pura, sin endulzantes ni químicos agregados."

Siempre acompaña tus sopas con al menos un vaso generoso de agua fresca y pura, sin endulzantes ni químicos agregados, y haz ejercicios regularmente para ayudar a tu cuerpo a desintoxicarse y liberarse de las grasas acumuladas. En sólo un mes notarás una asombrosa diferencia, no sólo en esa barriguita que desaparece, sino también en el aspecto de tu cabello y tu piel.