Cómo desintoxicar el hígado

Nuestro pobre hígado es el que recibe siempre los azotes de una mala alimentación y estilo de vida poco saludable. Dediquémosle una semana para su desintoxicación siguiendo este plan "hepato-amigable".

Cómo desintoxicar el hígado

Cómo desintoxicar el hígado

Consejos para desintoxicar el hígado

Nuestros órganos internos sufren constantes agresiones, provocadas por nuestro entorno, nuestros ánimos, incluso nuestros consumos., El hígado, indispensable filtro de nuestra sangre, es uno de los que más se ve afectado por nuestras conductas diarias, desde el consumo de bebidas con alcohol o artificiales, hasta comidas pesadas y de pobre calidad, como los bocadillos y las comidas rápidas. Para darle un respiro y mejorar sus condiciones, te recomendamos este plan de desintoxicación hepática.

Cambios de hábito y dieta para aliviar al hígado

Lo primero es abandonar, al menos por una semana, el consumo de todos los agentes agresores del hígado. Los aceites, las grasas y mantequillas, los altos contenidos de azúcares, el café y las bebidas con cafeína en exceso, el alcohol, las bebidas carbonatadas son buenos ejemplos de lo que dejaremos de lado por algún tiempo, mientras limpiamos y depuramos nuestro órgano.

Cómo desintoxicar el hígado
Cómo desintoxicar el hígado

"Lo primero es abandonar, al menos por una semana, el consumo de todos los agentes agresores del hígado."

Durante este proceso de desintoxicación del hígado es importante llevar un estilo de vida tranquilo y saludable. Permite a tu cuerpo adaptarse a los cambios, y aprovecha para modificar tus hábitos alimenticios probando nuevas recetas y técnicas de cocción. También mantén una adecuada higiene hogareña, eliminando todo tipo de toxinas de tu entorno. Bebe mucha agua limpia y fresca, y procura dormir de seis a ocho horas por noche, para una correcta reparación orgánica.

Dieta para desintoxicar el hígado

Para desintoxicar el hígado contamos con una lista de alimentos variada, deliciosa, simple de preparar y combinar. Entre ellos:

Frutas: poseen energías saludables y vitaminas imprescindibles. Incorpóralas en el desayuno y luego en porciones a lo largo del día, como postre y en las meriendas. No te olvides de consumir uvas (antioxidantes y vitamínicas), manzanas (ayudan a eliminar la bilis y la congestión hepática), ciruelas (evitan el estreñimiento), cerezas (depuran la sangre y son antioxidantes), aguacates (desintoxicantes y vitamínicos), nísperos (descongestionantes hepáticos naturales), fresas (ayudan a reducir la ascitis), limón y lima (depurativos y desintoxicantes de las funciones hepáticas y digestiva).

Cereales: los integrales te brindan hidratos de carbono complejos y vitaminas, indispensables para el correcto funcionamiento del hígado y su recuperación.

"Durante este proceso de desintoxicación del hígado es importante llevar un estilo de vida tranquilo y saludable."

Vegetales: consúmelas bien lavadas, peladas y en lo posible crudas. Las cocidas deben ser al vapor, para conservar sus nutrientes. Aprovecha el sabor y los aportes de las alcachofas (desintoxicantes y colaboradoras de la digestión), rábanos (alivianan la bilis), cebollas (desintoxican el hígado), escarolas y endivias (facilitan el vaciamiento de la vesícula), ajos (desintoxicantes y depurativos) y berenjenas (colabora en una más fácil digestión).

Además de lo mencionado, incorpora en tu dieta regular:

  • Cocu: planta medicinal que colabora en la recuperación de hepatitis, cáncer de hígado y cirrosis.
  • Glutamina y colina: inhiben la acumulación de grasas en el hígado.
  • Azufre: neutraliza los radicales libres y ayuda a eliminar los metales pesados.
  • Ácido alfa lipoico: antioxidante protector contra las toxinas.
  • Cardo mariano: desintoxicante que estimula la buena función del hígado.
  • Diente de león: favorece las funciones hepáticas.
  • Aloe vera (sábila): rejuvenece los órganos y los desintoxica.
  • Cúrcuma: activa las enzimas hepáticas que favorecen la eliminación de toxinas.
  • Aceite de oliva (extra virgen): protege al hígado y ayuda a contraer la vesícula biliar, permitiendo la fluidez de la bilis.