Cómo Desatascar el Retrete

Métodos para Destapar el Retrete

Desatascar el retrete puede que sea una de las tareas de mantenimiento doméstico más odiadas, pero también es una de las más necesarias… al menos cuando tal catástrofe sucede. Es que a menudo las instalaciones más antiguas poseen drenajes angostos, las aguas duras van dejando depósitos de sarros, y hasta el uso del váter como cesto de residuos propician que el atasco sea inevitable.

Cuando eso sucede, de nada vale sólo lamentarlo, y mucho menos pagar por los servicios de un profesional. ¡Por eso te enseñamos estas soluciones fáciles y mucho más seguras, que sólo te costarán unas pocas monedas!

Primer paso, destapar con acciones mecánicas

En la gran mayoría de los casos, las soluciones mecánicas son suficientes para desatascar el retrete cuando el problema es  reciente. Si notas que al jalar el agua no parece fluir, sino que se abulta dentro del servicio, lo primero que debes hacer es usar el desatascador (émbolo, sopapa, buzo, plunger). Si nunca antes lo has usado, este es el tiempo de comprarlo y estrenarlo, pues es una solución simple e instantánea que cuesta pocas monedas.

Métodos caseros para destapar el retrete. Cómo desatascar el retrete con vinagre y bicarbonato. Remedios para desatascar el retrete

© Depositphotos.com/HeikeRau

Imagen 1. Crea estas geniales bombas de bicarbonato para desatascar el retrete fácilmente, y úsalas a modo preventivo.

Toma el émbolo desde el extremo de su asa, y coloca la goma de modo que cubra todo el desagote del váter, y haz fuerza hacia abajo para que se provoque un movimiento de empuje del agua contenida. Luego, jala del asa hacia arriba con cuidado de no separar la goma del cerámico, para que provoque una fuerza de succión.

Repite unas diez veces para intentar destapar el retrete con una solución simple y mecánica. Luego, jala la cadena para verificar su funcionamiento, y repite si lo consideras necesario, o pasa a una solución más avanzada como la que verás abajo.

Al terminar de usar el émbolo, sumérgelo en una cubeta pequeña llena con líquido desinfectante, y déjalo secar al aire.

2 métodos caseros para desatascar el retrete

Si el uso del émbolo no hubiera sido suficiente, el siguiente paso es utilizar alguno de estos métodos caseros para destapar el retrete.

Bicarbonato y vinagre

Para destapar el váter, no dudes en confiar en uno de los mayores aliados de nuestro hogar: el bicarbonato de sodio. Sólo vierte una taza de este polvo directamente, y déjalo allí para que vaya actuando sin acción alguna. Asegúrate de que nadie use el retrete ni vierta agua  dentro. Con 30 minutos que lo dejes, su magia habrá funcionado.

A continuación, vierte una taza de vinagre blanco, y deja actuar en esta reacción hasta que notes que ya no burbujea. Deja que la acción repose por unos 5 a 10 minutos, y libera el agua para verificar su funcionamiento.

Si no hubiera sido suficiente, repite el procedimiento unos minutos más tarde.

Bombas de limpieza caseras

Este método utiliza el mismo principio, sólo que se pueden hacer en cantidad para tener una buena reserva en casos de urgencia, o para usarlas una vez por semana a modo de prevención, y hasta para mantener las cañerías limpias y desinfectadas.

Para hacer una de estas bombas para desatascar el retrete, necesitarás:

  • 2 tazas de bicarbonato de sodio
  • ¼ de taza de sales de Epsom (sal inglesa, sales de magnesio)
  • 8 cucharadas de detergente para lavar la vajilla, del líquido concentrado
  • Moldes (flexibles, para desmoldar fácilmente)
  • Un contenedor plástico
  • Una espátula

Los moldes más simples de usar son los pirotines de papel y los de silicona para muffins, aunque debes elegirlos también en consideración de su tamaño: ten en cuenta que deben pasar por la salida del servicio.

Mezcla en el contenedor las sales de Epsom y el bicarbonato de sodio, sin dejar grumos. Agrega de a una cucharada por vez el detergente concentrado para la vajilla, intentando mezclar todo tanto como puedas con la espátula. Necesitas que tome la consistencia de la arena mojada. Cuando lo logres, divide la preparación en los moldes, presionándola para que se compacte y tome su forma.

Pon los moldes llenos en una mesa o bandeja, y deja que sequen durante unas 10 a 12 horas (o toda la noche), hasta que los notes duros al tacto. Desmóldalos y ponlos invertidos, para que sequen del lado contrario, durante unas 4 horas más.

Ya perfectamente secos, pon estas bombas en un frasco con cierre hermético, y conserva en el sanitario para que estén siempre al alcance de la mano.

Para usarlas, sólo vuélcalas dentro del servicio, y luego agrega 4 tazas de agua bien caliente. Deja que actúe durante toda la noche, y jala del váter por la mañana siguiente. Podrás desatascar el retrete sin usar químicos peligrosos, o mantener todo funcionando de maravillas por unas pocas monedas.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Desatascar el Retrete, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social