Deportes de lucha para niños

Clases de lucha para niños: ¿Buenos o malos?

Los deportes de lucha en edad infantil - taekwondo, kárate, judo, etc. - no siempre son bien vistos por los padres, cuyos argumentos comunes son "es que mi hijo se volverá violento" u "otras actividades le gustarán más". Estas ideas constituyen barreras que impiden que los más pequeños puedan disfrutar de estos deportes de combate que, bien practicados, conllevan muchas más ventajas que inconvenientes.

Ventajas de los deportes de lucha para niños

Practicar deporte de niño conlleva ventajas innegables en el apartado físico, pero especialmente con las actividades de combate, tus hijos incrementan su fuerza física, resistencia, flexibilidad, reflejos corporales y visuales, entre otras mejoras.

Al contrario de lo que piensan muchos padres, el judo, el taekwondo o cualquier deporte similar está indicado también para perder peso, luchar contra la obesidad y la vida sedentaria infantil. Y es que, además de los típicos ejercicios de patadas, puños o giros de luchadores, el entrenador también puede indicar actividades como salto a la comba, carrera ligera, musculación (a edades más avanzadas), abdominales, etc.

Además, si tu hijo sigue asistiendo a sus clases de lucha con regularidad, de adulto será todo un experto en el arte de defenderse y sabrá actuar mucho mejor por sí solo ante posibles ataques violentos en la calle, objetivo no primordial en estos deportes pero siempre interesante en la vida cotidiana.

Ventajas psicológicas para tus hijos al practicar lucha

En contra de lo que pueda parecer, los deportes de lucha se recomiendan especialmente para niños agresivos, dado que la mayoría de estos ejercicios contemplan una disciplina clara y relación profesor-alumno estricta, los valores humanos y la responsabilidad son cualidades que se incrementan en el pequeño.

Nadie es discriminado por ninguna razón en una clase de lucha, al contrario de lo que podría suceder con los deportes en equipo más populares.

En casos de estrés infantil, los combates guiados cuerpo a cuerpo logran reducir su efecto, dado que liberan adrenalina controlando cada situación; analizando qué decisión rápida tomar (pegar, esperar, proteger...) y los posibles riesgos que ello conlleva.

¿Se puede complementar deportes de lucha con otros?

Ya que hemos visto todas las ventajas que les podemos brindar a nuestros hijos si los llevamos a clases de combate personal, ¿qué pasa si también quieren practicar otras actividades? En este caso, se debe valorar el tiempo libre que les quedará después de realizar entre 6 y 8 sesiones semanales (3 o 4 para cada deporte), y si es suficiente para hacer sus deberes, atender a otras obligaciones de casa, etc.

Generalmente, no se recomienda hacer otras actividades aparte de las de combate excepto que ambas sean totalmente compatibles con el horario de tus hijos y no presenten un sobre-esfuerzo económico importante para tu bolsillo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Deportes de lucha para niños, te sugerimos que visites nuestra sección Niños.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social