Cómo Dejar de Odiar tu Trabajo

¿Es Posible Dejar de Odiar el Trabajo?

Cada vez son más los empleados que buscan respuestas para esta sensación. Cada mañana, cuando suena el despertador, se levantan de mala manera, están con caras largas de camino a la oficina y esa actitud no cambia hasta que es el horario de regresar a casa. Si eres uno de ellos, realmente debes dejar de odiar tu trabajo.

En los tiempos que corren, una de las enfermedades más frecuentes es la depresión, y entre las causas más recurrentes, se encuentra el odio al trabajo. No llevar una vida como la que les gustaría es motivo de frustraciones y también de tristeza, pero eso no es lo peor, sino creer que nada se puede hacer para cambiar la situación.

Tips para dejar de odiar tu trabajo. Consejos para no odiar el trabajo. Qué puedes hacer para dejar de odiar el trabajo?

© Depositphotos.com/rilueda

Imagen 1. Por el bien de tu salud, dejar de odiar tu trabajo es una de las metas que debes imponerte en el corto plazo.

Si odias tu trabajo seguro te crees una víctima más del destino, le echas la culpa a tu empleo por todo lo que te sucede, estás sobrepasado de tareas y no quieres saber nada con ir a la oficina. Como primera medida, debes entender que nadie más que tú mismo se obliga a ir a trabajar.

Seguro podrás pensar ¿y cómo mantengo a mi familia si no trabajo?. La respuesta es encontrando un empleo que te guste más, que te complete, que no sea una carga, y si eso no es posible, la clave está en empezar a buscar las cosas buenas de tu puesto.

Una de las excusas que dicen los que odian su trabajo es “no puedo dejarlo”; claro que si puedes, sólo que es más sencillo quejarse a actuar o buscar otras alternativas. Millones de personas asisten a trabajos que odian durante toda su vida y son los seres más infelices de la tierra. Si te lo propones, puedes dejar de lado un empleo que has elegido por el dinero y encontrar aquel que además te aporte buenos momentos.

Por otra parte, uno de los signos de que debes empezar a dejar de odiar tu trabajo es si usas de manera frecuente estas dos palabras: “algún día...” Por ejemplo, “Algún día cambiaré de empleo”, “Algún día tendré mi propio negocio”, etc. Es el síndrome de los fracasados, los que sueñan pero nunca logran sus objetivos. No te quedes esperando que las cosas cambien sin hacer nada.

Reflexiona por qué odias el trabajo. ¿Qué es lo que motiva tus sentimientos negativos? Puede ser que no te llevas bien con tu jefe, que te lo pasas mucho tiempo en la oficina, que tienes demasiadas responsabilidades, que trabajas por obligación y no por gusto... Y también están los motivos internos o personales, es decir, que nada te completa o te hace sentir 100% feliz.

Claves para dejar de odiar tu trabajo

Gracias a estos consejos podrás ir con más gusto a la oficina, o conseguirás un empleo que te agrade más:

Busca diferentes opciones: Si no pasas a la acción, la situación no cambiará. Además de quejarte todo el tiempo del autobús, del dinero, de las reuniones o de tu jefe, ¿qué has hecho por mejorar la situación?. Acude a diversos eventos relacionados a las actividades que te interesen, como pueden ser las artes, la música, los viajes, los idiomas, etc. Puedes plantearte metas inteligentes o también hacer una búsqueda laboral para encontrar un puesto que te agrade, quizás hasta en la misma empresa donde trabajas hay puestos disponibles que se asemejan a tus intereses o estudios.

Sal de la zona de confort: Esta es una de las claves para dejar de odiar el trabajo que más cuesta poner en práctica. ¿Cómo puedes salir de la comodidad? Haciendo cosas diferentes cada día, aprendiendo algo nuevo, buscando de qué manera evolucionar, permaneciendo motivado... Mejora tu presente para disfrutar de un mejor futuro. Atrévete a hacer lo que antes no te animabas, plantéate retos nuevos, empieza a pensar un poco más en ti y haz lo que te gusta cuando sales del trabajo, como por ejemplo, deportes, cursos, talleres, cenas, etc.

Sé positivo: Un buen cambio de actitud es lo que necesitas para dejar de odiar el trabajo. Piensa qué cosas son destacadas de tu puesto, de tu empresa o de tu vida profesional. No te centres en lo malo, no te frustres, porque eso daña tu mente y tu corazón, te impide ver las posibilidades que se encuentran frente a ti y no te dejan avanzar. Los que tienen una mentalidad positiva son los más inteligentes, en cualquier ámbito. Disfruta más de los detalles, como pasar una tarde en familia o caminar descalzo por el parque. Aprende a disfrutar de las cosas buenas que tiene tu empleo, como por ejemplo, hacer amistades o tener mayores conocimientos.

Construye relaciones personales: No es lo mismo llegar a una oficina donde parece que todos se van a morder entre si que en un lugar donde todos se saludan, se quieren, se interesan por el otro. Esto no quiere decir que tienes que hacerte amigo de todos, sino que al menos debes ser agradable con tus colegas. Si logras a su vez buenas amistades, mejor aún; tus horas en la oficina se pasarán mucho más rápido y no serán una carga.

¿Crees que necesitas ayuda para dejar de odiar el trabajo? Para comenzar, pon en práctica estos consejos, verás que en poco tiempo habrás cambiado la actitud cuando llegas a la oficina cada mañana y la manera en que te desarrollas en tu puesto.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Dejar de Odiar tu Trabajo, te sugerimos que visites nuestra sección Desarrollo Profesional.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social