Cómo dejar de fumar

Trucos para dejar de fumar

El hábito del tabaco es, quizás, uno de los peores vicios que podemos adquirir en nuestras vidas. Como cualquier otro vicio adictivo, el tabaco pone en peligro nuestra salud e integridad, pero también la de los demás y de manera directa, pues se trata de una conducta visible en lo físico que deja residuos en el propio aire y sitio de las demás personas, mediante el humo y los filtros o colillas de cada cigarrillo fumado.

Además, en lo personal, el consumo de tabaco se convierte en una literal adicción, cuyo nombre es tabaquismo. Se acumula en nuestro organismo, impidiendo y obstaculizando sus funciones normales, y deteriorando nuestra salud y bienestar a paso lento, pero seguro. Por eso, dejar de fumar es quizás la más sabia decisión en este caso. Y aquí te contamos algunos buenos trucos para lograrlo, sin sufrir de más.

Tomar la decisión, el paso más importante

En el mercado existen numerosas ayudas para dejar de fumar. Chicles masticables y parches de nicotina, píldoras y pastillas anti ansiedades, incluso medicamentos ansiolíticos fuertes, y un arsenal de otros productos, en líquidos, sprays o aerosoles, píldoras, tabletas y demás. Pero hay algo cierto: aunque los uses a conciencia y siempre bajo recomendación médica, y seas constante y prudente en su uso, lo que más te ayudará a dejar de fumar es el querer dejar de fumar.

La determinación y la fuerza de voluntad son más fuertes que cualquier medicamento, parche o ayuda para dejar de fumar y, además, no posee efectos secundarios, como liberación de nicotina al torrente sanguíneo, peligro de episodios cardíacos ni otros. Así, el primer paso para dejar de fumar es, simplemente, tener la determinación, creer de corazón y afirmar "quiero dejar de fumar".

Métodos para dejar de fumar

Esta tarea es un camino cuesta arriba, no te mentiremos. Si en verdad quieres dejar de fumar, el camino puede ser menos empinado. Pero recuerda que estás luchando contra una adicción y, más o menos, será difícil.

Una vez que hayas decidido dejar de fumar, de corazón, has de elegir tu propio camino. Hay quienes prefieren dejar de fumar en seco, de golpe, y enfrentarse a la abstinencia. Este será un camino de recuperación del tabaquismo más corto y directo.

Por otro lado, hay quienes prefieren ir minimizando el consumo de tabaco gradualmente: no más de un cigarrillo por hora, unos días después cada hora y media, unos días después cada dos horas y así, hasta llegar al nivel de uno o dos cigarrillos diarios. Luego, dejar de fumar por completo será más sencillo y, también, no tendrás recaídas, pues habrás aprendido a controlar el hábito disfrutando de no más de un cigarrillo diario.

Poner metas para dejar de fumar

Es importante escuchar al cuerpo, pero también es importante establecer un plazo dentro del cual has de alcanzar tu meta. Si te dices "iré restando cigarrillos", sin determinar la cantidad máxima diaria, entonces podrías estar demorando un proceso, y haciéndolo también más difícil. Si en cambio, dices "durante los próximos dos días fumaré hasta un cigarrillo cada dos horas" y lo cumples, te mantendrás enfocado hacia la meta.

Si decides dejar de fumar en seco, también debes establecer el plazo. Proponte dejar de fumar luego de terminar la cajetilla actual, o dejar de fumar "en los próximos 4 días". El plazo es lo que te pone la fecha límite y te mantiene enfocado, y es imprescindible para mantenerte animado y voluntarioso en tu más sabia decisión hacia el bienestar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo dejar de fumar, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social