Cómo degustar un buen vino

Degustando el vino paso a paso

Con premios, medallas, galardones y demás, la verdad de la industria vinícola es que el "buen vino" es el que prefiere cada persona. Si bien hay criterios que demarcan una elaboración de alta calidad y tecnología, el vino ha de elegirse y degustarse sin consideración a su precio y procedencia, pues es una bebida que -como decían los abuelos- es buena para el cuerpo y para el alma.

En nuestros tiempos la cata de vinos es una actividad cada vez más habitual. Muchos expertos de todo el mundo se dedican a ello con rituales magníficos, tanto que da placer el sólo verlos.

Cómo degustar un vino

No es necesario que seas un experto en la materia para degustar tu vino. Se trata de hacer de él una apreciación personal y exclusiva, a partir de tus cinco sentidos. Las sensaciones son particulares para cada uno, y lo que tú observas puede que no sea lo mismo que nota la persona que está a tu lado... esa es la gracia del vino.

El color del vino: El primer paso para la degustación del vino es observar su color, sus brillos especiales, los tonos que tus ojos puedan percibir. Haz girar el vino por la copa y observa cómo se pega a los bordes, para deslizarse en lágrimas hacia abajo. Deja que el vino te seduzca con sus movimientos, tal y como una persona te seduce con su caminar.

El aroma del vino: Cada piel tiene su propio aroma, al igual que cada vino posee su bouquet. Los aromas del vino son partículas químicas que, al ser inhaladas, evocan recuerdos y relaciones en tu mente. Es por ello que puedes apreciar esencias de vegetales, frutas, incluso elementos como cuero y madera. No hay una tabla definitiva de los aromas de cada vino, sino una apreciación personal a partir de la configuración de tu propia mente. Nuevamente: haz girar un poco el vino en la copa, y huele placenteramente, en repetidas ocasiones, para notar cada nota aromática de la bebida.

El sabor del vino: El sabor del vino se aprecia simplemente colocando en la boca una pequeña cantidad, para hacerla girar por cada rincón. Esto hará que la bebida pase por todas tus papilas gustativas, pudiendo así apreciar cada aspecto. Abre brevemente los labios e inspira un poco de aire por la boca, para que el vino se oxide y libere aún más sabores.

La textura del vino: Este análisis se realiza al mismo tiempo que el del gusto y el de la vista: se trata de notar cómo unta tu boca el vino, de apreciar su cuerpo al tacto, si es liviano o más corpulento, cómo pasa por tu garganta, qué aromas y sabores devuelve a la boca luego de tragar.

El sonido del vino: El sonido que producen las copas al chocarse en un brindis es la mejor apreciación que puede darnos al compartirlo con personas especiales. Simplemente haz un brindis en honor a esta situación especial, y aprecia el sonido de la copa como si se tratara de la campanada que da inicio y fin a cualquier ocasión memorable.

Beber con moderación

Recuerda siempre que el consumo del vino, como de cualquier bebida con alcohol, ha de ser responsable. Se trata de degustar y de beber con moderación, siempre productos de buena calidad y con sus sellos de aprobación sanitaria, para preservar la salud y el bienestar. Y recuerda: si bebes, no conduzcas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo degustar un buen vino, te sugerimos que visites nuestra sección Vinos - Espumantes.

Esta nota te fue útil?
18 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social