Cómo decorar al estilo victoriano

Características del estilo victoriano

El estilo victoriano recibe su nombre a partir de la tendencia iniciada y exteriorizada por la Reina Victoria de Inglaterra. Se caracteriza por la opulencia, la exuberancia, lo elegante combinado con lo romántico, y el deleite por la belleza y el disfrute de la vida. Si tú también gozas de los elementos tradicionales, con algo de historia y elegancia, este puede ser el tipo ideal de decoración para tu hogar.

Texturas y colores del estilo victoriano

Los colores básicos del estilo victoriano son variados, pero mantienen una base más oscura y elegante, clásica y profunda: rojos, obispos, morados, azules cobalto, verdes bosque y marrón chocolate no faltan en esta decoración. Se entremezclan tonos amarillos fuertes y dorados, además del blanco del reflejo de los cristales fríos y de las piedras como el mármol o el porcelanato en los pisos, para dar elegancia y sobriedad al ambiente.

Imagen 1.
Imagen 2.
Imagen 3.

Los detalles decorativos que dan alegría siguen los tonos de la realeza, como el malva y el púrpura, principalmente, además de algunos toques rosados fuertes. Las texturas, por su parte, son sobrias, sólidas y clásicas: maderas fuertes, cerámicos, mármoles elegantísimos y cristales son los preferidos.

En lo que respecta a géneros para cortinas (siempre detalladas con borlas, flecos y mucho encaje en capas), tapizados y ropa de cama, se prefiere la opulencia. La seda natural, a menudo pintada a mano con detalles florales y de animales silvestres como aves, es la elegida. Los terciopelos complementan los ambientes, con cortinas frontales y tapizados en las sillas del comedor, e incuso en las sillas del juego de living o en la sala de lectura.

Decoración de muros al estilo victoriano

Los muros son un lienzo en el que se exhibe el prestigio y la distinción de esta decoración. No faltarán las paredes con papel tapiz en motivos florales y clásicos, que presentan de manera deliciosa pequeños cuadros con pasamanería y bordados, enmarcados en maderas nobles, y gobelinos con retratos de rostros y de cuerpos enteros.

Las pinturas al óleo en tonos oscuros, con paisajes naturales y escenarios urbanos de principios del siglo XX, pueden ser el detalle principal de la sala común, bien iluminados con apliques direccionales dorados o en bronce.

Muebles y accesorios del estilo victoriano

El mobiliario del estilo victoriano está siempre formado por maderas nobles, de colores oscuros y pesados. Las tallas y los detalles en la madera no faltan, y caracteriza este movimiento la imitación de patas de animales (garras principalmente) en sillones, sillas y mesas también. Las formas suelen ser redondeadas, y los asientos con respaldares más altos y cerrados con laterales.

Las lámparas de pie, con delicadas pantallas realizadas a mano en géneros delicados (sedas, por ejemplo) están siempre presentes, con pies dorados o de bronce. Complementan los accesorios en cada habitación, como figurines de porcelana, piezas culturales de tierras remotas en estilos exuberantes, animales de caza (o alfombras de pieles, artificiales pero de buena calidad) y grandes jarrones de cristal con flores naturales y elegantes (rosas, calas, lirios). Estos accesorios son el broche de oro para la vista de un hogar decorado al estilo victoriano.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo decorar al estilo victoriano, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 80% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social