Cómo decorar al estilo shabby chic

Características del estilo shabby chic

El estilo decorativo shabby chic se caracteriza por el uso del blanco y el rosa cálido como paleta cromática indispensable. Los motivos de flores y las telas estampadas en este diseño no faltan, así como los elementos que recuerden al contacto con lo natural y a la diversión: botas de goma para pasear por el campo, paraguas coloridos y románticos para caminar bajo la lluvia, cestos para recolectar frutas y flores, y un sinfín de pequeños detalles meramente decorativos en cada rincón son indispensables para lograr este estilo.

El sabor por lo viejo permanece y se mantiene en cada sitio. A diferencia del retro, el shabby chic busca lo vintage, los recuerdos de una época más simple centrada en las décadas de 1960 y 1970. La estridencia de la música disco puede reflejarse en patrones en espiral en los tonos preferidos, caireles de acrílicos en los apliques de luz, y cortinas de pasamanería y perlas plásticas coloridas pueden ambientar toda una habitación con su sola presencia.

Imagen 1.
Imagen 2.
Imagen 3.

Muy femenino en su naturaleza

El estilo shabby chic es fundamentalmente femenino. Desde la paleta cromática hasta los motivos florales, presentes en mobiliario, piezas de grifería, tiradores de muebles blancos añejados, incluso en la funda de los numerosos cojines del sofá o en el bordado del edredón de la cama. Festones y visillos en telas floridas se posan sobre cortinas rosadas pálidas o blancas, bien vaporosas, invitándolas a bailar con la brisa que entre por la ventana abierta.

En cada habitación veremos flores: naturales en floreros de vidrios añosos, en el papel tapiz de las paredes, en la tela de las pantallas de las lámparas de pie y de mesa que nos acercan a los momentos de lectura de novelas, siempre a la vista en estanterías de maderas claras que se luzcan en cada rincón.

La elegancia del estilo shabby chic

El estilo shabby chic utiliza piezas que, en otras decoraciones, podría ser tomada como opulenta. Copas de cristal tallado, piezas de Murano, candelabros bañados en oro o de bronce se posan junto a los cestos de mimbre y cerca de sillas de ratán, en un eclecticismo delicioso que da pie a este estilo.

El uso diario de estos elementos clásicos es lo que los actualiza y los convierte en piezas de deleite, una meta de este estilo que nos recuerda la importancia de la relajación en una tumbona, o de una pequeña siesta diurna en una hamaca con cojines floridos.

Los muebles, siempre en estilos clásicos entremezclados, se lucen en tonos claros y con técnicas de añejado y desgastado. La apariencia buscada es una llena de historias, de muebles adquiridos en el mercado de las pulgas, o que hayan pasado de generación en generación. Lo mismo que la vajilla, de porcelana y muy elegante, que se coloca en la mesa con servilletas de linos estampados o de algodones económicos, combinando ambos aspectos a diario. Y flores, en cada sitio, desde las naturales para aromatizar el ambiente, hasta en las prendas de vestir de quien resida en este hogar romántico, libre y personal, especial para las damas que buscan el disfrute de la vida y la conexión con lo natural y lo íntimo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo decorar al estilo shabby chic, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?
4 valoraciones.
El 75% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social