Cómo decorar al estilo Gustaviano

Decoración al estilo Gustaviano

Hay modas pasaderas, algunas más duraderas, y hay otras que se instalaron en nuestra cultura y persistieron, convirtiéndose en verdaderos estilos de decoración. Entre ellas, el Gustaviano es uno de los predilectos para residencias distinguidas, clásicas y de dimensiones convencionales. Conoce sus detalles e impleméntalos, para que tu hogar sea un ejemplo de belleza y elegancia.

Breve historia del estilo gustaviano

Nace en Suecia, hacia el siglo XVIII, y recibe su nombre por el Rey Gustavo III, y su fuerte inclinación por la apreciación de las artes, quien lo incorporaba a la vida diaria como medio de cultivar a cada persona de su monarquía.

El estilo toma su fuente principal del conocido como Luis XVI, con líneas puras neoclásicas entremezcladas con los detalles propios de la construcción campestre.

Imagen 1.
Imagen 2.

Formas y diseños del estilo Gustaviano

Las piezas de mobiliario siguen las tendencias elegantes y simples de la corriente francesa, aunque se modifican en su aspecto por tapizados, arte y detalles de ebanistería de flores silvestres, gravillas de trigo y paisajes agrestes.
La tapicería también incluye la técnica de pintura detallada y las bases de colores claros, buscando ampliar los ambientes más pequeños, propios de la época.

En cuanto a formas más conservadoras, el estilo Gustaviano luce rayas definidas y cuadrados perfectamente geométricos en alfombras simples y tapizados integrados, sin cojines y sin detalles suntuosos.

La paleta cromática del estilo Gustaviano se basa en el blanco y tonos claros para las bases, integrando azules y verdes apacibles como protagonistas. Los detalles, en colores vivos, recuerdan a la naturaleza, con amarillo, naranja, verdes más claros y algunos rojos.

El acabado brillante, gracias al uso de la laca, es protagonista en muebles y elementos de este estilo, en el que no faltan las maderas barnizadas y los elementos de cristal y vidrio, además de las cerámicas laqueadas y de capas de barnices cocidos, pulidos para brillar como el mismo sol.

Características de los muebles de estilo Gustaviano

El pino, el abedul y la caoba son las maderas elegidas para el estilo Gustaviano, fuerte y duradero. Ya sean pintados en tonos claros o simplemente laqueados, lucen tallas simples en los respaldos y en las patas, como única decoración simple y elegante.

Algunos ejemplos infaltables en esta tendencia clásica son las sillas de tipo "medallón", aunque también se integró a las residencias los modulares, cabeceros de cama de formas redondeadas y de alturas menores a los clásicos franceses, las mesas auxiliares móviles y grandes mesas de comedor.

Una fuerte atracción por las artes hace que, en el estilo decorativo Gustaviano, sea esencial la presencia de consolas clásicas, y librerías o estanterías repletas de tomos encuadernados en cuero de colores.

Estilo Gustaviano, un clásico actualizado

El gustaviano es clásico, duradero, y fácil de adaptar a diferentes residencias. No se requieren enormes dimensiones, ya que en la época de su nacimiento las viviendas contaban con salones más pequeños, fáciles de calefaccionar con medios naturales.

Cualquier casa de nuestros tiempos se verá elegante, amplia y refinada incorporando los elementos del Rey Gustavo III, para llenarse de música y arte en los muros, con una máxima expresión de deleite hogareño.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo decorar al estilo Gustaviano, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social