Cómo decorar al estilo Chippendale

Origen del estilo Chippendale

El estilo Chippendale toma inspiraciones en los movimientos chino, gótico y rococó o francés, entremezclados con las tendencias inglesas de su creador. La distinción y elegancia son la motivación de esta ambientación, que busca la trascendencia y el disfrute de los espacios.

Las piezas principales de cada estancia son indiscutiblemente los muebles, pues su creador fue un afamado inventor de piezas, además de modelador y ejecutor de las mismas. Con patas en estilo cabriolé (dos curvas, la superior hacia fuera y la inferior hacia dentro), tapizados en brocados, terciopelos y damascos, y realizados en sólidas y elegantes maderas de cerezo o de caoba, los muebles son el corazón de este estilo, en torno al cual se erige el resto de la ambientación.

Géneros y texturas del estilo Chippendale

Complementando a los muebles de maderas oscuras, los géneros de tapicería se repiten en cojines, cortinados amplios en doble paño, y también en lámparas de pantallas de pie. Las formas, siempre curvadas, poseen exquisitas terminaciones labradas, repujadas o talladas, ya sean en metales dorados o en maderas.

Imagen 1.
Imagen 2.

Las fibras naturales y los tejidos de mimbre forman parte en gran medida de la decoración al estilo Chippendale, desde los respaldos de sillas de lectura y sillones de exterior, hasta doseles y respaldos de camas, incluyendo la decoración frontal de los cajones de botineros, modulares y elementos de guarda.

En lo que respecta a los colores y las texturas entremezcladas, la sobriedad de la madera laqueada no falta, al igual que los dorados a la hoja en todo tipo de superficies. La marquetería es un toque especial de las tapas de mesas, secreteres y baúles, necesarios para la ambientación en este estilo. En las salas comunes y en los dormitorios siempre se verá una o más mesitas de alas plegables, introducidas por este movimiento y actuales al día de hoy.

Objetos de la decoración Chippendale

En la ambientación Chippendale no faltan los grandes espejos de estilo antiguo, y las pinturas de firma con marcos de no menos de 12 centímetros de ancho en sus alas, siempre labrados y con tallas intrincadas y redondeadas, en tonos madera oscura o dorados a la hoja. Los tonos rojo, maíz y ocre en los muros permiten que estas piezas se luzcan con esplendor.

La iluminación conjuga pequeñas pero llamativas lámparas de escritorio en prácticamente cada superficie, y arañas de caños con 8 o más luces pequeñas, a modo de velas. La luz, siempre cálida y de tonos amarillentos, se refleja de forma exquisita en las vitrinas y muebles vidriados, que dejan ver figurines y piezas decorativas de porcelana, bronce y maderas.

Los pisos prefieren los parquets de maderas oscuras, en díselos elaborados, y las piedras pulidas de estilo elegante. Grandes y mullidas alfombras complementarán los ambientes, determinando las zonas de uso habitual, en especial en los salones extensos que combinan el living con el comedor, o en habitaciones son sillones de lectura o sitios de desayuno para dos personas, tradicional al estilo romántico del Chippendale.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo decorar al estilo Chippendale, te sugerimos que visites nuestra sección Decoración.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social