Cómo Curar la Ansiedad

Métodos para Curar la Ansiedad

Para curar la ansiedad algunos recomiendan años de psicoterapia, otros prefieren acudir a los peligrosos fármacos tomándolos como golosinas, y algunos más optan por las técnicas de respiración profunda, relajación y meditación para intentar vivir con mayor bienestar. Y quizás te sorprenda leer esto: todos tienen parte de razón: el tratamiento dependerá tanto del paciente, como principalmente del tipo de ansiedad que esté experimentando.

Tipos de ansiedad

La ansiedad no es una enfermedad física, sino que se manifiesta en el físico pero se origina en la mente y las emociones. Es, en sí, un “estado” de inquietud, amenaza, alarma ante un peligro no evidente. En reglas generales, puede clasificarse dentro de dos categorías: la ansiedad de rasgo, y la ansiedad de estado.

Claves para tratar y curar la ansiedad. Cómo curar la ansiedad con tratamientos simples. Guía para tratar la ansiedad

© Depositphotos.com/yekophotostudio

Imagen 1. La actividad física es un buen paso para tratar la ansiedad, eliminar el estrés, y sentirte mejor física y emocionamente.

- La ansiedad de rasgo se inicia a edad temprana, en la niñez o la adolescencia, y es visible en la conducta de la persona: excitable, reacciona en gran grado y en poco tiempo, y tiene dificultad para hallar la relajación física o mental. Al iniciarse temprano, se asimila como un rasgo normal de su conducta, y es que no ha conocido otro estado que no sea ese.

- La ansiedad de estado aparece en edad adulta, habitualmente luego de un evento traumático o un conjunto de eventos emocionalmente exigentes. Se observa como una respuesta, y la reminiscencia emocional de estos eventos funcionará como disparadora.

Es importante notar que una categoría no elimina a la otra, y de hecho pueden coexistir en un adulto, joven, adolescente o niño sin dificultad.

Cómo curar la ansiedad

Al igual que el estrés, la ansiedad es una respuesta que el cuerpo y la mente activan para hacerle frente a una determinada situación o evento de tu vida, sea o no evidente. Cuando notes que hay algo que “no está bien” en ti, lo primero siempre debe ser consultar a tu médico de cabecera para descartar cuadros médicos y para intentar hallar el mejor curso de tratamiento en tu caso particular.

El tratamiento farmacológico para la ansiedad siempre debe ser recetado por un profesional de la salud física o mental, pues así como puede ser eficiente en el tratamiento de un cuadro, puede ser contraproducente ante la presencia de otras condiciones simultáneas. Los más habituales son los ISRS (Inhibidores Selectivos de la Recaptación de Serotonina, incluyendo el Prozac, Celexa, Zoloft, Luvox y muchos más), los IRSN (Inhibidores de la Recaptación de Serotonina y Noradrenalina, comolas marcas Effexor, Pristiq y otras), las benzodiacepinas (Valium, Xanax, Ativan y más), la buspirona, la hidroxicina, la gabapentina y muchos más.

Pero antes de acudir a la terapia de medicamentos, lo mejor es encontrar una manera de lidiar con la ansiedad. Comprenderla y conocerla es el primero (y el mejor) paso, al que se puede sumar terapias alternativas de bienestar como el Yoga, la Meditación, técnicas de respiración profunda, y algunas más. Principalmente, se debe aceptar la condición como una realidad que se desea modificar, y no dejarnos caer presas de ella como si fuera una red invisible que nos frena (aunque a menudo se sienta así).

La psicoterapia es un buen curso de tratamiento para curar la ansiedad. Mediante guías y técnicas específicas, el profesional te puede ayudar a encontrar el asunto particular que activa este estado, y también adquirir tus propias herramientas para aceptar y controlarla ante su aparición.

Realizar ejercicios siempre es un buen consejo, pues se estimula la mejor irrigación sanguínea y oxigenación celular, se eleva el humor, se equilibra las hormonas y se combate el estrés. Además, el ejercicio físico también ayuda a activar los procesos de desintoxicación naturales, algo fundamental para tratar la ansiedad y eliminar el estés y la propensión a enfermedades. Come bien, haz tiempo de relajación, mueve el cuerpo y evita los malos hábitos, para tomar la delantera en este sendero.

Ten en cuenta que, cualquiera sea el tratamiento que elijas, todo llevará su tiempo. Cuando existe una bacteria en el cuerpo, tomar un antibiótico a menudo se encarga e eliminarla en cuestión de pocos días. Pero en el caso de los estados emocionales, es la predisposición y el esfuerzo, sostenido con el tiempo, lo que te ayudará a retomar el control de tu vida y seguir adelante. Curar la ansiedad no depende de una píldora, sino de paciencia, aceptación, esfuerzo y positivismo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Curar la Ansiedad, te sugerimos que visites nuestra sección Salud Mental.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social