Cómo Cultivar Aromáticas

Consejos para Cultivar Aromáticas

Antes de adentrarte en el arte de cultivar plantas aromáticas, debes tener en cuenta algunas cuestiones que son inherentes a todas las especies. Como primera medida, saber que existen tres grupos: aromáticas, condimentarias y medicinales. Son ideales para los que recién incursionan en el mundo de la jardinería y se pueden plantar en macetas en la ventana de la cocina, porque no requieren demasiado espacio.

Las plantas y hierbas aromáticas se ven muy bien en los jardines y necesitan una cierta cantidad de agua y luz. Al menos deben tener exposición directa de sol entre 4 y 6 horas por día. El alféizar de la ventana es un lugar perfecto, y si las mantendrás en el interior, el lugar elegido debe ser muy luminoso.

Pasos para plantar hierbas aromáticas. Cómo mantener las plantas aromáticas. Tips para cultivar aromáticas en casa
Imagen 1. Si deseas cultivar aromáticas puedes empezar en la ventana de tu cocina.

Puedes cultivar aromáticas en cuestión de minutos y las especies más conocidas, que serán aliadas en tu cocina, son el romero, tomillo, salvia, orégano, mejorana, menta, albahaca, perejil y cebollino.

Claves para el cultivo de aromáticas

El cultivo de aromáticas es muy sencillo, pero atención, que tiene sus secretos también. En cuánto al riego, algunas especies aptas al clima mediterráneo no necesitan demasiada agua para vivir, pero las que si lo requieren son la menta, la hierbabuena y el perejil. Si las siembras en macetas, deberás regarlas bastante durante el verano, siempre a primera hora de la mañana o al atardecer.

En segundo término, para cultivar aromáticas debes prestar atención al abonado. No coloques mucho porque de lo contrario perderán bastante el sabor, algo que justamente no queremos porque las vamos a usar en la cocina. Las condimentarias precisan nutrientes minerales en cantidad. Una vez al año coloca fertilizante en la tierra; si es orgánico en invierno, y si es mineral o químico, en primavera u otoño. También puedes aplicar disuelto en el agua si están en macetas, una vez al mes.

Las plantas aromáticas que se cultivan en la tierra necesitan más atención que si están en jardineras. Por ejemplo, es preciso eliminar las malas hierbas que crecen a su alrededor, para que no compitan por los nutrientes. Suelta un poco el suelo, labra de manera superficial (porque sino romperás las raíces) y ten en cuenta que algunas especies, como la menta o el estragón, se propagan muy rápido y pueden “tomar” toda la huerta si lo permites.

Otra cuestión importante que no debes dejar de lado al momento de cultivar aromáticas es el acolchado o “mulching”, es decir, una mezcla de cortezas, grava, paja, hojas secas, etc. que sirven para mantener la humedad del suelo (regarás menos), ayudan a que crezcan menos las malas hierbas, evitan que se enfermen, y quedan bien decorativos.

Mantenimiento de las hierbas aromáticas

Una vez que has plantado las especies que más te gustan, es momento de prestar atención más detallada al mantenimiento de las hierbas aromáticas, mediante la poda, los despuntes y las plagas o enfermedades:

Poda de aromáticas: Es necesario que las recortes luego de la floración para permitir un nuevo desarrollo de las plantas aromáticas, porque de lo contrario se harán leñosas. Esta tarea se realiza en el verano y ayudará a estimular el crecimiento de hojas nuevas. En el caso del tomillo, se aconseja podarlo poco y siempre en verano o primavera. Elimina los restos de flores pasadas y hojas secas.

Cuando vayas a utilizar un ramito de menta o de perejil, por ejemplo, corta con la tijera por encima de la yema, para que la planta se pueda seguir desarrollando.

Despuntes: También conocidos como pinzados, son muy importantes al cultivar aromáticas. Se lleva a cabo cuando la planta está muy alta y poco densa, y consiste en recortar ligeramente las puntas de los brotes para provocar que salgan nuevos, haciendo la mata más frondosa, pero a la vez compacta y ramificada.

Evita plagas o enfermedades: Si bien es cierto que las plantas aromáticas sufren menos el ataque de las plagas o insectos, también es necesario tener cuidado al respecto. En el caso de que presenten alguna enfermedad, consulta con un experto para que te indique cuáles son los mejores remedios.

Además de estos trastornos, pueden padecer excesos de agua (dosifica el riego o cubre si llueve mucho), sequía (ayuda con un poco más de agua), carencia de nutrientes (abónalas), sombra excesiva (cámbialas a un sitio más soleado o iluminado), viento fuerte o heladas primaverales (puedes taparlas o llevarlas a un sitio resguardado, como adentro de la casa).

Variedades de plantas aromáticas

En el huerto (sea en tierra o en macetas), podemos aprovechar las bondades de las diferentes variedades de plantas aromáticas. Estas son:

  • Cebollino: Ideal para las tortillas y las ensaladas
  • Cilantro: Se usa mucho en la comida asiática
  • Albahaca: Le da sabor a ensaladas, sopas, pastas y mariscos
  • Menta: Ideal para bebidas refrescantes o ensaladas de frutas
  • Perejil: Es tradicional en la gastronomía
  • Romero: Perfecto para las salsas de tomate
  • Tomillo: Se lo usa para el pescado, las salsas, el pollo y los huevos
  • Eneldo: Es un acompañante esencial para el salmón, arenque o cangrejo de río
  • Orégano: Es uno de los infaltables de la cocina, para tomate, queso, carne y vegetales
  • Melisa: Se usa en infusiones sedantes y tranquilizantes
  • Salvia: Un excelente tónico digestivo y para lavar heridas
  • Caléndula: Antiséptica, cicatrizante y desinflamatoria
  • Lavanda: Tiene propiedades sedantes y antisépticas

Para cultivar aromáticas no se requiere de muchos conocimientos en jardinería, pero vale la pena prestar atención a estos consejos para poder aprovecharlas al máximo.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Cultivar Aromáticas, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
3 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social