Cómo Cultivar Árboles Frutales

Consejos para Cultivar Árboles Frutales

Antes de cultivar árboles frutales, es preciso que sepas algunas características del terreno donde se van a plantar. El clima, la cantidad de agua y el espacio son tres aspectos a no despreciar. Una buena manera de darnos cuenta cuáles son las mejores especies para plantar en tu jardín, es mirar alrededor: los árboles que sean frecuentes en tu barrio son los que mejor se adaptarán al parque.

La composición del suelo es un factor primordial para tener en cuenta al plantar frutales. Para que los árboles crezcan bien, es fundamental saber cuál es el tamaño que adquirirán después de varios años, y no sólo en la superficie, sino también en las raíces. No tiene ningún sentido sembrar un árbol en un espacio reducido. Si no tienes mucho lugar en tu jardín, opta por arbustos o bien árboles más pequeños (como puede ser el naranjo o el limonero).

Guía para cultivar plantas frutales. Cómo plantar, elegir y cultivar árboles frutales.
Imagen 1. Si no tienes mucho lugar en tu jardín, opta por árboles más pequeños como el limonero

Para cultivar árboles frutales, es necesario que tengan una buena cantidad de sol cada día, y una buena idea es plantar hortalizas a su alrededor para que puedan aprovechar de su sombra, aunque tampoco demasiada. Presta atención porque algunos frutales tienen raíces que sustraen toda la humedad de la tierra.

Antes de plantar frutales, primero hay que saber su orientación. Prefiere sitios al resguardo del viento, porque cuando recién están creciendo se pueden caer, o que se desarrollen para un costado. Guía los árboles en un muro, una verja o un arco. Recuerda que el crecimiento de los frutales es mucho más lento que el de otras especies.

Pasos para plantar árboles frutales

Presta atención a los siguientes pasos para plantar árboles frutales:

1. Marca el lugar de plantación: Teniendo en cuenta los tips indicados anteriormente sobre cultivar árboles frutales, determina en qué sitio del terreno se plantará cada uno. Planifica observando el sol y los alrededores. Le debes ofrecer todo lo que necesita para crecer sano y fuerte.

2. Prepara el terreno: Esto se debe realizar un año antes, ya sea en primavera o en otoño. Haz un análisis de la composición del suelo para ver si cumple con los requisitos. Añade fertilizantes, para abonar con fósforo y potasio.

3. Compra los árboles elegidos: Puedes ir al vivero de tu barrio, donde además te aconsejarán cómo plantar frutales y algunos cuidados básicos. Puedes optar por adquirir árboles que ya están formados, de más de tres años de edad, o bien plantones, de un año y como mucho un metro de alto. Si bien estos últimos son más económicos, es más el trabajo que se requiere para plantarlos y evitar que se enfermen o que se mueran. Una tercera alternativa (no aconsejada si no se tiene conocimientos de jardinería) es comprar patrones de injerto; son un gajo de un árbol, básicamente.

4. Realiza el “pringue”: Se trata de una mezcla caldosa de tierra y agua que sirve para humedecer la zona y que la raíz absorba justo al momento de hacer el trasplante. Si bien este proceso no es obligatorio, es de mucha ayuda y favorece al enraizamiento.

5. Elige los polinizadores: La mayoría de los que desean plantar frutales no saben que para que el árbol de sus frutos deben ser polinizados o fertilizados. Esto se lleva a cabo mediante las abejas, principalmente, y otros insectos. Algunos son polinizados por el viento, pero son casos escasos. Si sólo vas a realizar la plantación de un árbol, es mejor elegir los que sean más fértiles, y siempre autóctonos (de la zona).

6. Planta el árbol: Realiza un hoyo en la tierra donde vas a sembrar tu árbol. Debe ser de al menos 50 cm de ancho por 50 cm de profundidad, pero dependerá de la especie y la edad. Retira el árbol de la maceta en que la compraste. Si observas que las raíces están secas, sumérgelas en el pringue, y sino, usa esa mezcla para tapar el hoyo una vez que lo hayas colocado dentro, con mucho cuidado. Al lado del árbol debes colocar un tutor o estaca para que crezca derecho.

7. Mantenimiento del árbol frutal: Una vez que has terminado de cultivar los árboles frutales, debes hacerte cargo de su mantenimiento. Durante los tres primeros años se debe dejar la base libre de hierbas y césped, para evitar que compitan por los nutrientes y el agua. También debes colocar un elemento protector, que se puede hacer con un tubo de plástico. En la mayoría de los casos el riego no es necesario, a menos que se viva en una zona muy árida (siempre hay que plantar frutales si la región lo permite).

Los mejores frutales para cultivar

Una consulta muy frecuente es cuáles son los mejores frutales para plantar. Esto depende de ciertos factores, como son el terreno disponible, los gustos de la familia, la zona donde viven, etc.

Para los jardines o parques en la sierra, los sugeridos son: aguacate, banano, piña, cítricos, ciruela, cacao, pera, uva, guanábana, mora, guayaba, nogal, mango y papaya. Para las zonas costeras, se pueden plantar frutales de las siguientes especies: granadilla, durazno y manzano.

Antes de cultivar árboles frutales, asegúrate que estarán en buenas condiciones y no olvides tener en cuenta los consejos de este artículo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Cultivar Árboles Frutales, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social