Cómo cuidarse después del parto

Cómo cuidar el cuerpo luego del embarazo

A partir del momento del alumbramiento y hasta un máximo de 56 días posteriores, el organismo entra en un estado denominado puerperio. Es en este período que el cuerpo busca retornar al estado previo al embarazo, reanudando sus funciones y volviendo los tejidos a su posición natural. Pero debemos darle cierta ayuda para que lo logre con la máxima eficacia.

Descanso en cuerpo y mente luego del parto

Uno de los principales cuidados que las nuevas mamás han de dar a sus cuerpos es el descanso. Dormir bien (o lo más posible), evitar los esfuerzos físicos y las actividades exigentes resulta fundamental, reservando todas las fuerzas y la vitalidad para la recuperación y el cuidado del recién nacido.

Tomar turnos para atender al bebé es una buena idea, pues un recién nacido requiere de una atención cada dos a tres horas, incluyendo cambios, alimentación y consuelo. Procura descansar en los tiempos intermedios, durmiendo cada vez que lo hace el bebé y solicitando ayuda familiar a la hora de realizar las actividades del hogar, en especial las que requieren de esfuerzos físicos.

Dos a tres veces por día, la mente necesitará descansar y dedicarse a otra actividad. Si bien todo el tiempo que no están con sus bebés las mamás lo dedican a pensar en él o ella, procura tomar paseos pequeños, atender el riego del jardín, tomar un baño caliente o realizar una tarea que te permita relajar la mente y dedicarla a otro asunto. Esto la renovará y permitirá un mejor funcionamiento.

Alimentación después del embarazo

Durante el puerperio, la hidratación y la alimentación son fundamentales. Consume una buena cantidad de frutas y vegetales frescos para mantenerte con buen nivel de vitaminas, fibras y una hidratación adecuadas. Consume dos litros de agua por día, complementando si prefieres con infusiones, cerveza (sin alcohol de preferencia) y otros alimentos que estimulen tu producción láctea.

No esperes a sentir hambre para alimentarte. Establece una rutina de alimentación, por ejemplo, cada vez o cada dos veces que alimentas a tu bebé. Recuerda que el amamantamiento consume muchas calorías sin que siquiera lo notes, y necesitas alimentarte regularmente para tener el organismo bien nutrido y saludable. Se sabe que las nuevas mamás quieren perder el peso ganado en el embarazo, pero el puerperio no es momento para realizar dietas extremas.

Recuerda hidratar la piel con cremas y productos tonificantes, beber suficientes líquidos, y ten paciencia: tu cuerpo se irá restableciendo suavemente, pero con resultados sorprendentes.

Ejercicios suaves para recuperarse luego del parto

Procura realizar actividades físicas y de acondicionamiento que sean suaves y gentiles con tu organismo, como Pilates, Yoga, gimnasia aeróbica en suelo o acuática, caminatas y otras afines. No realices entrenamientos extremos, pues agotarías a tu cuerpo drenando sus energías.

También, salir a pasear al aire libre mejorará tu estado de salud y tu resistencia física. Evita dar paseos prolongados, en bicicleta o con exigencia, prefiriendo una o dos vueltas a la manzana para refrescar la oxigenación de todo tu organismo. Tomar una clase de gimnasia post parto en horarios adecuados, cuando cuentes con una persona que atienda a tu bebé, será la mejor idea y la más eficaz herramienta para una pronta recuperación del cuerpo luego del parto.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidarse después del parto, te sugerimos que visites nuestra sección Embarazo y maternidad.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social