Cómo Cuidarse Después de un Infarto

Cuidados para Después de un Infarto

Pasado el momento de angustia, llega la calma y el bienestar, eso si sabes cómo cuidarte después de un infarto. Se trata de implementar pequeñas modificaciones a tu estilo de vida, incluyendo prestar atención a lo que comes, lo que bebes, a tu movilidad y ejercicio, y a los hábitos que realices cada día.

Aquí te contamos algunas buenas propuestas que mejorarán tu salud luego de haber sufrido un ataque al corazón, fortalecerán tu cuerpo y te darán enormes satisfacciones, sin que te sientas restringido ni limitado casi de modo alguno.

Ejercicios después de un infarto

Tras haber superado un infarto debes moderar tu exigencia física. Esto significa no exponerte a grandes esfuerzos ni actividades profundas, pero sí debes hacer ejercicio suficiente para activar tu corazón y mejorar tu estado físico.

Cómo vivir después de un infarto. Actividades y alimentación para después de haber sufrido un infarto. Claves para cuidarte luego de un infarto

© Depositphotos.com/AndreySt

Imagen 1. La comida para enfermos cardíacos no tiene por qué ser aburrida y sin sabor.

Cada día debes dar un paseo, caminar suavemente y disfrutando del paisaje. Esto eleva apenas tu ritmo cardíaco, mejora tu respiración y, también, la mente se libera de preocupaciones, entrando a un mejor estado. Evita quedarte en la cama o hacer un reposo absoluto: necesitas hacer justo lo contrario. Pasea, relájate, disfruta y mejora tu humor, pues esto duplicará la velocidad de tu recuperación.

Luego de un infarto hay muchas otras actividades físicas que puedes realizar. Por ejemplo, puedes tomar clases de baile (de salón, tango, nada que te agite demasiado), o andar en bicicleta por circuitos simples, nadar en piscinas, hacer aeróbicos suaves y de bajo impacto, y hasta actividades de bienestar tan agradables como Pilates o Yoga.

¿Qué bebidas consumir luego del infarto?

De más está decir que, después de un atraque al corazón, debes beber mucha agua segura. El agua facilita el funcionamiento de todos tus órganos, al tiempo que promueve la sudoración y la orina, entre otros procesos de desintoxicación de tu cuerpo. No menos de dos litros al día, o litro y medio para complementar al menos un litro más con jugos naturales de frutas y otras opciones naturales.

Evita las bebidas artificiales, con azúcares refinados, o con ingredientes químicos agresivos para tu bienestar, como conservantes, edulcorantes, saborizantes, colorantes y tantos más. También procura reemplazar los jugos y zumos de fruta de caja o de botella (industrializados), prefiriendo jugos exprimidos, licuados y batidos hechos en casa y con frutas frescas de estación. Tendrás más del doble de las vitaminas y nada de los agregados industriales de los primeros.

Antes y después de un infarto, una copa de vino tinto al día puede hacer maravillas por ti. Te da antioxidantes, geniales para acelerar tu recuperación, mientras que no aporta una cantidad significativa de alcohol. Además, puedes convertir ese momento en uno de goce y de compartir con tu pareja o con amigos, cada día. Eso sí: sólo una copa, no más, y siempre con vinos de la mejor calidad.

Alimentos que puedes comer después de un ataque al corazón

La comida es otro tema, pero también es fácil de adivinar. Nada de frituras, comidas rápidas, alimentos procesados e industrializados cargados de ingredientes químicos, y un consumo muy limitado de sal, preferentemente sal marina, de roca u otra natural en lugar de la común de mesa, cargada de sodio. Duplica tu consumo de frutas y vegetales frescos en ensaladas, tartas, batidos y sopas.

Puedes comer carne en cantidad limitada (unas dos a tres porciones por semana), eligiendo cortes magros y con métodos de cocción seguros, como la parrilla o la plancha, y no fritas o al horno. Las carnes blancas también deben cumplir con esas características, cuidando de los pescados que comas.

Para cuidar tu corazón, prefiere los silvestres y de bajo contenido de sodio, y no los de crianza en cautiverio e industrializados. Recuerda comer liviano para mejorar tu digestión, y no te olvides de incluir yogur natural griego, hecho en casa, o también vegetales fermentados para mejorar tu flora intestinal y, con ello, tus defensas orgánicas gracias a un enorme aporte de probióticos.

Todos estos son consejos simples pero muy efectivos, que mejorarán tu salud, tu humor y acelerarán tu recuperación después de un infarto, y que además, harán que tu vida se haga más saludable sin que siquiera notes un esfuerzo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Cuidarse Después de un Infarto, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social