Cómo Cuidar y Mantener un Nórdico

Consejos para el Cuidado de un Nórdico

Abrigadito, vistoso, liviano y con tanta calidez, sólo necesitas aprender a mantener un nórdico (plumón) para poder disfrutarlo durante años. Ya sea de pluma de ganso u otros materiales, estos consejos te ayudarán a cuidar, limpiar y mantener un plumón sin que debas pagar fortunas en la tintorería, y teniéndolo siempre en impecables condiciones.

Cuidar el plumón para prevenir problemas

Lo primero que debes aprender es a prevenir manchas en el plumón, los desgastes y otras malas condiciones. Sólo sigue esos consejos y podrás mantenerlo siempre impecable:

  • Si no quieres que tenga manchas, ¡no las provoques!. Asegúrate de quitarte el calzado antes de subir los pies, no dejes que las mascotas se suban a tu cama, y no comas ni bebas allí. También asegúrate de quitarte el maquillaje antes de ir a dormir.
  • Por la mañana, cuando te levantes, no armes la cama de inmediato. Extiéndelo hacia los pies y deja que se ventile mientras cumples tu ritual de higiene matutina, para permitir que la humedad propia de tu cuerpo se evapore, y prevengas así la formación de mohos y otros males.
  • Para evitar que el nórdico se aplane, no debes colocarle peso encima, ¡es simple!. No te acuestes sobre él sino por debajo, tampoco pongas cajas pesadas o elementos encima, y una vez por temporada, al menos, extiéndelo en una mesa al sol directo, para volver a inflar las pumas o el relleno.
Consejos para limpiar un nórdico. Cómo cuidar un plumón. Cómo recuperar un nórdico aplastado. Tips para limpiar y mantener un plumón

© Depositphotos.com/nesharm

Imagen 1. Usa siempre ropa de cama y sábanas, para no humedecer el plumón y dormir más confortable.

Cómo guardar y recuperar un nórdico

Cuando ya ha terminado la estación fría, lo mejor será ventilar, limpiar y plegar el nórdico para dejarlo dentro de una bolsa o caja, protegido del polvillo. Si no tienes este espacio, usa una bolsa de succión (de las que se usan con la aspiradora, para comprimir el contenido). En ambos casos, agrega a la bolsa unos sobres de gel de sílice y una o dos bolitas de naftalina, o una bolsa de flores secas de lavanda, para evitar la acumulación de humedad y los posibles ataques de polillas y otros insectos.

Cuando ya sea hora de volver a ponerlo en tu cama, extiéndelo en una mesa y ponlo al sol. Rocía apenas con vodka o con vinagre blanco y agua en partes iguales, y deja ventilar a la perfección para que vuelva a estar mullido y bien relleno.

5 consejos para mantener el nórdico en buen estado

Si encuentras manchas, moho u otros problemas con tu nórdico natural o sintético, prueba con estas soluciones:

1. Quita las manchas superficiales rociándolas apenas con agua en la que hayas disuelto jabón blanco, raspando suavemente con un cepillo de dientes o de uñas en desuso. Aclara y repasa con un paño banco humedecido, y deja secar muy bien antes de volver a colocar en tu cama.

2. Si notas manchas de moho, puedes rociar con vinagre blanco y dejar ventilar en un sitio cálido. Otra buena manera de eliminar el moho de tu nórdico es espolvorearlo con bicarbonato de sodio y dejar actuar, luego repasar con un pequeño cepillo de uñas, y por último, aspirar para quitar el polvillo.

3. Si tu nórdico ya está algo aplanado por años de uso, extiéndelo sobre una mesa amplia en el jardín (no dejes que cuelgue) y rocíalo con vodka puro o con una mezcla de partes iguales de agua y vinagre blanco (o de agua y alcohol medicinal). Deja que se evapore, renovando el relleno naturalmente. Si quieres, dale la vuelta y repite del otro lado.

4. Todo el que ha intentado lavar o mojar de más un nórdico, ya sea de plumas o sintético, sabrá que sólo obtendrá un relleno amontonado a los lados. Por eso, es importante que nunca lo sumerjas en agua u otros líquidos. Si sucede que se ha mojado por algún motivo, extiéndelo sobre una mesa y ponlo al sol, para que se evapore completamente sin amontonar su relleno.

5. Para ventilar y quitarle el polvillo y las suciedades sueltas, pide un par de manos extra y sacúdelo en el jardín. No uses una aspiradora potente (abre la rejilla de ventilación o usa una de mano), tampoco cepillos duros u otros que raspen las cubiertas: sacudirlo es la mejor manera de quitarle las suciedades y, de paso, eliminar la humedad y los malos aromas.

Con estos consejos podrás mantener un nórdico o plumón, natural o sintético, y tenerlo en impecables condiciones durante años.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Cuidar y Mantener un Nórdico, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social