Reloj de Pulsera. Trucos para cuidarlos

Consejos para cuidar un reloj

Los relojes de pulsera son grandes accesorios que nos acompañan en nuestro día a día. Son los que nos permiten organizarnos, llegar a tiempo, nos recuerdan nuestras citas y compromisos, y hasta nos visten y complementan nuestro aspecto. Por ello, darles un adecuado cuidado y mantenimiento es tarea vital, y podremos hacerlo poniendo en práctica estos consejos.

Cuidado y mantenimiento de un reloj de pulsera

  • En primer lugar debemos conocer las características de nuestro reloj, para así darle un cuidado óptimo e ideal. No será igual el mantenimiento de un reloj sumergible de uno común, ni el de uno mecánico, o de uno de cuarzo. Por ello, la mejor idea es aprender un poco sobre nuestro reloj antes siquiera de comprarlo.
  • La limpieza y el mantenimiento es la mejor herramienta de cuidado. Debemos limpiar el cristal del reloj  con un paño suave, que no deje pelusas, y sin productos químicos. Si fuera imprescindible,  aplicaremos un producto suave a un paño, apenas humedeciéndolo, y con este paño limpiaremos el cristal, y también la carcasa, para eliminar grasas y otras suciedades. La correa, dependiendo de su material de confección, puede ser limpiada con un paño húmedo o seco, de manera regular.
  • También debemos cuidar nuestro reloj de golpes y sacudidas violentas, procurando evitarlas en lo que sea posible, y quitár el reloj de la muñeca si realizamos alguna tarea que pudiera comprometer su integridad, ya sea alguna actividad física, un deporte, o bien bañarnos, dormir, e incluso lavar la vajilla. La humedad es un gran enemigo del reloj: aunque se trate de uno sumergible o resistente al agua, no excedas los límites recomendados, y siempre respetá la profundidad máxima y la presión admitidas, que verás en el cuerpo del reloj o en la carcasa.
  • Los imanes pueden perjudicar el buen funcionamiento de tu reloj. Intentá no dejarlo cerca de campos magnéticos, para asegurar una larga vida útil. También, hay que proteger el reloj de cambios bruscos de temperatura, cubriéndolo quizás con alguna tela cuando estés al rayo del sol, y dejándolo debajo de tu manga en fríos extremo.
  • Siempre tené en cuenta que un reloj es una suma de diminutas partes entrelazadas, y es muy vulnerable a daños, aunque sean leves. En lo posible, no abras tu reloj, y ante un daño o mal funcionamiento llevalo a un relojero experimentado para su refacción.

Gracias por leer Cómo cuidar y mantener tu Reloj de Pulsera, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?
7 valoraciones.
El 86% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social