Niños Diabéticos en la Escuela. ¿Cómo cuidarlos?

Niños diabéticos en la escuela

Para que el docente no sienta dudas o miedos que perjudiquen el normal desenvolvimiento del niño dentro de la escuela, es importante que el médico y los padres se reúnan con la docente y personal directivo, para informar acerca de la situación del niño y guiarlos sobre la mejor manera para apoyarlo y acompañarlo.

Consejos para ayudar a los niños diabéticos en la escuela

Algunas de las consideraciones que se debe tener en cuenta cuando se trata con un niño diabético son las siguientes.

El niño debe comer en ciertos horarios indicados por el médico, por lo que es conveniente averiguar cuales son estos horarios y adaptar las actividades para que pueda llevar a su comida o colación sin cortar ninguna tarea al medio.

Igual, si se almuerza o merienda en el jardín o escuela, se recomienda que sea uno de los primeros en recibir la comida, para que no se corra demasiado su horario de ingesta.

Si se va ha realizar alguna actividad en la cual se comerá y beberá cosas fuera de lo habitual (algún festejo en particular), comunicar a los padres para que nos hagan una lista de los alimentos que le están permitidos consumir, o si ellos pueden dar idea de alimentos que le estén permitidos ingerir, para incluirlos en el menú y no se sienta diferente a los demás.

Si el niño debiera colocarse insulina dentro del horario escolar hay que procurar un lugar en donde la pueda conservar (heladera). Si el niño puede colocársela solo, habrá que darle un lugar tranquilo en donde hacerlo, de lo contrario, se deberá hacer una acuerdo con la madre o algún otro tipo de adulto para que lo haga.

Es importante que el equipo docente completo (no solo su maestra) sepa como actuar en el caso de hipoglucemia e hiperglucemia y contar con los teléfonos necesarios para avisar a los padres y lugar al cual debe ser llevado sin demora.

Antes de realizar actividad física, es aconsejable que se realice un control glucémico y si la misma es baja, brindarle una colación.

No hay razón alguna para que el niño no realice ninguna actividad si se encuentra debidamente controlado. Esto quiere decir que puede participar como cualquier otro compañero de todas las posibilidades que se le brinden en la escuela, tanto jugar, como estudiar, como participar de excursiones, ya que de esta manera no sentirá su enfermedad como un peso y le permitirá sentirse bien consigo mismo y crecer sano y feliz.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidar y ayudar a los Niños Diabéticos en la Escuela, te sugerimos que visites nuestra sección Enfermedades y prevención.

Esta nota te fue útil?
5 valoraciones.
El 80% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social