Cómo cuidar los pisos y escalones

Cuidado de pisos y escaleras

Los pisos y los escalones de nuestro hogar ameritan un cuidado exclusivo, para que estén siempre en óptimas condiciones de estado y de apariencia.

Mantenimiento de los pisos y escaleras según su material

Dependiendo del material en cuestión, hay algunas técnicas para lograr pisos brillantes y especiales.

Baldosas, porcelanatos o similares. En baldosas, porcelanatos y similares, debemos retirar la cera previa, limpiar adecuadamente con un producto desengrasante, y luego aplicar dos capas de cera protectora. En pisos de madera, podemos retirar la capa de cera protectora (o de barniz, según sea el caso) para dejar la madera expuesta y lista para recibir un nuevo producto, como una nueva capa de barniz o de protección.

Al retirar el barniz actual, aprovecharemos para remendar astillas y arañazos que pudiera haber, utilizando masillas y rellenadores especiales para la madera en cuestión. Recuerda lijar y pulir las maderas en el sentido de la veta, para que queden en mejor estado.

Luego de dejar secar, aplicaremos el producto protector y dejaremos que se fije y asiente, sin transitar esta superficie por al menos un día.

Al tratar nuestro piso deberemos mover muebles, en ocasiones pesados, lo que pudiera causar más daños que soluciones. Para evitar mayores conflictos, podemos colocar el mueble sobre una alfombra para deslizarlo suavemente, o bien recubrir el piso con talco fino para que el movimiento sea menos agresivo con las maderas del piso.

Si el mueble ya hubiese dejado marcas, podemos eliminarlas frotándolas suavemente con un paño embebido en alcohol, o bien colocando sobre la mancha o la marca un paño húmedo, y apoyando sobre él la plancha a temperatura media. Esto ayudará también a que las vetas de la madera se inflen, minimizando las marcas de golpes o las roturas.

Madera. La humedad del ambiente es importante para el buen estado de los pisos de madera. Si te vas a ausentar por algún tiempo, recuerda dejar un recipiente con agua en las habitaciones con pisos y escaleras de madera, para que no se resequen.

Si tienes pisos de madera, rampas o escaleras en el exterior, estos pueden transformarse en un problema, debido a que las maderas pueden deformarse. Para ello, generalmente aplicamos barnices protectores, que en ocasiones hacen que los pisos y escalones sean un tanto resbaladizos. Para evitar accidentes indeseados, aprovecha la época de pintura o de barnizado para espolvorear (con la pintura, la laca o el barniz aún fresco) un poco de arena fina. Esto creará una superficie apenas áspera, que impedirá resbalones y accidentes.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidar los pisos y escalones, te sugerimos que visites nuestra sección Orden y Limpieza.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social