Cómo cuidar los lentes de contacto

Cuidados antes de colocarse los lentes de contacto

Aquellos que tienen problemas en la visión, la opción de usar lentes de contacto o lentillas puede ser más que cómoda. Pero hay que tener en cuenta que necesitan de cuidados especiales, prestando atención a su limpieza y almacenado.

En primer lugar, es necesario lavarse bien las manos antes de manipularlos. Es recomendable que sea con un jabón antialérgico, ya que los que presentan perfume o aceites pueden dañar el material o causar irritación en los ojos. Por otra parte, la toalla no debe desprender partículas como algodón o hilo. Las mujeres deben mantener sus uñas cortas y parejas, para evitar daños en la lente o en la vista al colocarlas o quitarlas.

También es bueno saber que no se debe utilizar el agua de la canilla, porque el cloro daña su superficie. Otro error común es limpiarlas con saliva (contiene bacterias que pueden causar infecciones). Siempre usa las soluciones de limpieza que venden en las ópticas y en lo posible, no cambies de marca de producto, porque no todos tienen los mismos niveles de compuestos.

Cuidados al tener los lentes de contacto puestos

Una vez puestos los lentes de contacto, el cuidado debe continuar. Es vital minimizar el contacto con el agua, ya sea por una ducha caliente, ir a nadar o un día de mucha lluvia. Lo mismo ocurre con los ambientes con mucho polvillo (una obra en construcción, una calle sin asfalto, etc) y donde hace mucho calor o frío por el uso de calefacción o aire acondicionado. En este último caso, podemos usar lágrimas artificiales o colirios.

Las mujeres que se van a maquillar deben hacerlo luego de que tengan los lentes puestos y no antes. Para desmaquillar, primero se deben retirar las lentillas para luego aplicar las cremas o lociones adecuadas.

Cuidados al quitarse las lentes de contacto

Cada vez que se quitan los lentes de los ojos se deben limpiar y desinfectar con el mismo líquido que se utiliza para su almacenado. Es bueno saber que existen algunos productos adicionales para limpiezas más profundas, que se utilizan una vez por semana, cada quincena o mes, según lo especifique el médico o especialista. Estos actúan más a fondo y suelen generar "burbujas".

Por otra parte, es bueno saber que el estuche de las lentes debe estar siempre limpio. Pueden higienizarse con la misma solución, y cuando no se usan, se recomienda dejarlos abiertos y vacíos. Nunca hay que secarlos con toalla ni con las manos sucias.

Los lentes de contacto deben ser reemplazados cada dos años o menos. Nunca se debe dejar pasar más tiempo, no sólo porque puede haber cambiado la graduación, sino porque comienzan a molestar y a generar irritación, ardor, resequedad, etc. Esto puede variar según la cantidad de horas que se usan por día, el entorno (si se trabaja en un lugar con polvillo o al aire libre) y con el cuidado que se le haga a los lentes. Consultar con tu oftalmólogo y hacer visitas anuales es una excelente decisión.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidar los lentes de contacto, te sugerimos que visites nuestra sección Accesorios.

Esta nota te fue útil?
2 valoraciones.
El 100% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social