Cómo Cuidar las Prendas de Lana

Consejos para cuidar la Ropa de Lana

Las prendas de lana requieren de cuidados especiales en el lavado, el secado, el planchado y el guardado, para mantenerlas en buen estado y en impecable presentación por mucho tiempo. Por ello, aquí hemos reunido muchos consejos útiles que te permitirán lucir prendas de lana como nuevas, ¡por años!

Cómo lavar la ropa de lana

El lavado de las prendas de lana debe hacerse a una temperatura controlada, cuidando de no excedernos en ella. Al lavar estas prendas, lo ideal es hacerlo con agua "blanda", que no contenga demasiados depósitos de cal. Por ello, asegurate de haber quitado el sarro de los depósitos del lavarropas con regularidad si usás muchas prendas de lana.

Una manera de lograrlo es agregando vinagre blanco (de alcohol, de manzana, o vinagre blanco de vino) durante el último enjuague del ciclo de lavado.

Si vas a lavar las prendas de lana a mano, asegurate de hacerlo con cuidado. No las frotes, ya que esto podría estirar las fibras y deformar la prenda. Es mejor darles un buen remojo en agua jabonosa, y luego enjuagar en abundante agua tibia o cálida.

Ya limpia la prenda, la retiraremos del lavarropas y la envolveremos en un material absorbente (puede ser una toalla o toallón) presionándola, sin estrujarla, para evitar que se deforme. Luego, la dejamos secar extendida sobre una superficie recta y plana, también sobre un material absorbente. La ropa de lana no se debe colgar de la soga o del tendedero, ya que esto facilitaría que se estire o deforme.

El cuidado de la lana en nuevos tejidos

Si estás comenzando a tejer una nueva prenda de lana, lo mejor es acondicionar el material antes de comenzar. Ovilla enrollando la lana en torno a una botella, bien firme, y al finalizar, sumérgela en agua tibia por 15 a 20 minutos. Luego, deja secar, y tendrás un ovillo de lana que mantendrá mejor su forma, sin enrollarse.

Para cuidar la lana al finalizar de tejer una prenda, guarda los ovillos sobrantes colocando dentro una bola de naftalina o una gasa cerrada que contenga flores de lavanda, para resguardarla de las polillas. Puedes envolver con papel de seda así no se abre.

Para guardar las prendas de lana, lo mejor es hacerlo con buen espacio y holgura. No las presiones demasiado, para evitar que se marquen, y asegurate de doblarlas adecuadamente para prevenir marcas y arrugas innecesarias.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidar las prendas de lana, te sugerimos que visites nuestra sección Ropa y calzado.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social