Cómo cuidar las herramientas de jardinería

La s herramientas de jardinería hogareñas tienen sus trucos de conservación y mantenimiento. Aquí hemos reunido algunos consejos que seguramente podrás poner en práctica con mucha facilidad, para tenerlas siempre en perfectas condiciones, y listas para su uso adecuado.

En primer lugar, y principalmente, debemos mantenerlas en buen estado. Puede que esto suene redundante, pero es un factor sumamente importante para conservar las herramientas de jardinería. Luego de su uso debemos limpiarlas, retirando restos vegetales, tierra y cualquier suciedad, dejándolas limpias y siempre secas. Si en las herramientas de filo notaras oxidación, un buen truco es repasarlas con un trapo embebido en kerosene o aceite para maquinarias (o grasa, o algún tipo de lubricante), frotando con mucho cuidado para no sufrir heridas. Luego, repásalas nuevamente con un paño limpio y seco. Nunca guardes herramientas con restos de tierra, vegetales o con humedad, pues se deterioraría en seguida.

Una receta casera para vencer la oxidación de viejas herramientas metálicas de jardinería, ya sean palas o elementos de mano, o palas planas y cortadores de césped, es hacer un compuesto fundiendo una parte de resina con tres partes de manteca de cerdo fresca. Luego de preparar esta solución, déjala entibiar y unta con ella los filos y las partes metálicas, fijas o móviles. Deja actuar por cuanto quieras, sin retirar, o retirando apenas el excedente, unas 6 a 12 horas después.

Las herramientas plásticas y de resina son menos laboriosas. Bastará con lavarlas con agua jabonosa tibia y secarlas bien antes de darles una prolija guarda.

Las mangueras y piezas flexibles de jardinería tienen también sus cuidados de mantenimiento. Debemos tenerlas lejos del sol directo cuando estén fuera de uso, pues este calor excesivo las resquebraja. También debemos recordar guardarlas (bien enrolladas, sin quiebres) o cubrirlas con plásticos en invierno, pues el frío extremo las deteriorará fácilmente, dejándolas en condiciones de ajarse ante el primer calor. En el cambio de estación, al comienzo del otoño o del invierno, podemos untar mangueras y piezas plásticas flexibles con glicerina, para dejarlas en una guarda sumamente eficaz.

Para limpiar y conservar bien las piezas, herramientas, y los muebles plásticos (o de PVC o resinados) del jardín, bastará con lavarlos regularmente con agua salada y trementina. No los dejes al sol directo ni a la intemperie en la época de frío, sino que debes guardarlos en sitios secos y frescos, ventilados, pero sin climas extremos.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo cuidar las herramientas de jardinería, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?
10 valoraciones.
El 70% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social