Cómo Cuidar la Albahaca

Cómo Cuidar una Planta de Albahaca

Si tienes un huerto hogareño no te debes perder estos consejos para cuidar la albahaca, una de las hierbas más usadas en las gastronomías del mundo entero por su versatilidad, y también por sus fenomenales propiedades para nuestra salud y bienestar. Por si fuera poco, también ayuda a controlar pestes en otros cultivos, y tiene un aspecto fresco y sumamente decorativo.

La albahaca es una hierba aromática de sabor fresco y levemente amargo, características que se mantienen en sus más de 40 variedades. Su cultivo es muy sencillo y su proliferación es abundante, pues al florecer sus semillas caen por doquier y germinan rápidamente. Si tienes una pequeña planta de albahaca puedes reproducirla por esqueje, cortando ramas fuertes y dejándolas en remojo de agua limpia y templada hasta que eche raíces, para entonces pasarlas a la tierra.

Cómo plantar albahaca. Cómo sembrar albahaca. Consejos para cuidar una planta de albahaca en casa. Tips para cultivar albahaca en casa

© Depositphotos.com/StephanieFrey

Imagen 1. Puedes cultivar albahaca en macetas y también en tierra, eligiendo un sitio con mucha luz pero al abrigo del clima frío.

La albahaca es un ingrediente fenomenal para muchas comidas, cocidas o crudas, pero también para tratamientos de belleza y para la salud, con casi la misma facilidad. Aunque para ello, necesitas plantas fuertes y sanas a lo largo del año.

Tips para cultivar albahaca

La albahaca es de fácil cultivo. Puedes tenerla en macetas (tiestos), canteros, o en el suelo del jardín, y sabe adaptarse muy bien a diversas condiciones. Verifica que reciba mucha luz tantas horas como se pueda, pero ten la precaución de no exponerla al sol directo si vives en un sitio demasiado caluroso, pues podría marchitarse, mayormente por deshidratación. Si la planta es frondosa, asegúrate de rotar la maceta regularmente para que todas las partes reciban su dotación de luz.

Su riego debe ser abundante y la tierra nunca debe estar seca. Además, es buena idea colocar las macetas con albahaca sobre un cuenco con agua, para que vaya absorbiendo a su justa medida de acuerdo a las condiciones de cada clima, especialmente si la planta está al sol, para evitar así la deshidratación, como vimos arriba.

Con respecto a la temperatura, ten en cuenta que la variedad no resiste bien al frío. Si la tienes en maceta llévala al interior, y si está en tierra podrías crear un toldo o una suerte de invernadero con plástico incoloro, para que reciba buena luz (descubierta si el clima acompaña durante el día), y cubrirla durante la noche.

Para cuidar la albahaca, revísala periódicamente. Quita las hojas que vayan marchitándose, colocándolas en el suelo si quieres para crear un abono orgánico. Recuerda que una vez que florece se retrotrae (dependiendo del clima y la variedad, algunas son anuales). Deja que las semillas caigan al suelo para germinar nuevas plantas, o recoléctalas en un contenedor hermético que conserves a la sombra para sembrar en la próxima primavera. Puedes evitar que florezca podándola regularmente.

También debes hacer un control regular de pestes. Una enfermedad común es el minador; notarás puntos negros con rayos como estrellas en las hojas, y debes quitarlas para evitar la propagación del insecto, botando las hojas a la basura y no de vuelta a la tierra o a la compostera. Además, suelen ser atacadas por pulgones, gusanos, polillas, o suele aparecer manchas negras en los bordes de las hojas, que son quemaduras de frío. La solución más simple en este caso será llevar la planta al interior, o cubrirla.

Con estos consejos simples sabrás cómo cuidar una planta de albahaca y tenerla siempre frondosa y vital, para decorar, comer más rico, y cuidar de tu salud de una manera natural.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Cuidar la Albahaca, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social