Cómo Cuidar un Bonsai

Consejos para Cuidar un Bonsai

Si bien se necesita cierta información para poder cuidar un bonsai, no es preciso que viajes a Asia a aprender las técnicas más adecuadas y te conviertas en un “Sensei” (maestro). Puedes comenzar manteniendo este hermoso árbol miniatura con algunos tips iniciales.

Los factores que no hay que olvidar para el cuidado de un bonsai son las condiciones de cultivo y el estado de salud (prestar atención al comprarlo), la futura ubicación en el hogar (si estará en el interior o exterior de la vivienda), el tamaño (se aconseja adquirir un bonsai de tamaño mediano o grande para que el mantenimiento sea más sencillo) y la especie (las más recomendadas son el ficus, el ligustrum, el olivo y el zelkova).

Para cuidar un bonsai y evitar que se seque, es primordial dedicar unos minutos al día. En ese examen diario debes comprobar su estado general, vigilar especialmente la humedad de la tierra, y si presenta algunas anomalías o manchas en las hojas. Recuerda que las plantas, flores y árboles dan señales de lo que necesitan, falta o sobra de esta manera.

Pasos para el mantenimiento de un bonsai. Cómo cuidar, podar y regar un bonsai. Cuidados de un bonsai.
Imagen 1. Para cuidar un bonsai se necesita tiempo, conocimiento y herramientas adecuadas.

A su vez, debes conseguir provisiones en el vivero o una tienda especializada. Las herramientas básicas para el cuidado de un bonsai pueden ser algo costosas, por lo cuál, compra las principales y en lo posible que te sirvan para más de una tarea. Luego, con el tiempo irás aumentando tu arsenal de armas para que tu mini árbol luzca perfecto.

Otra opción es adquirir el bonsai en un lugar donde ofrezcan cursos o talleres, o bien donde puedas consultar y hacer preguntas cada vez que surjan. No dudes en invertir tiempo y dinero en ello, si es que quieres realmente cuidar un bonsai como se merece.

Cómo cuidar un bonsai en 5 pasos

Para mantener un bonsai en perfectas condiciones, las técnicas a no olvidar son:

1. Ubicación: Todo dependerá de la especie elegida. Las de interior que más se adaptan son Serissa y Carmona, por ejemplo. No soportan cambios bruscos de temperatura, pero recuerda que necesitan ciertas condiciones de luz, humedad y temperatura.
Colócalo cerca de una ventana grande con las cortinas abiertas. La habitación debe estar fresca (aléjalo de la calefacción) y no tendrás problemas con la humedad. Las especies de bonsai de exterior prefieren exposición completa al sol, aunque debes tener cuidado con el calor (evita el sol del mediodía).

2. Riego: Dentro del cuidado de un bonsai, el riego es un pilar fundamental. Una de las reglas al respecto es “regar cuando la superficie de la tierra se empiece a secar”. Pero esto también puede variar según la zona en que vivas. A su vez, algunas especies tienen más necesidades hídricas que otras, si está en el exterior precisará más agua, durante las épocas calurosas también y dependiendo el tipo de maceta tal vez requiera riego cada tres días.

3. Pulverización: Esta técnica se aplica en los casos de bonsáis que se colocan en el interior. Además de limpiar el polvo en las hojas, le proporcionará frescor y humedad. Estos aparatos se consiguen en las tiendas sin problemas y simulan una lluvia fina. No lo uses para regar la tierra.

4. Abono: Cuidar un bonsai tiene sus secretos. En el caso del abonado, es necesario reducir la cantidad, teniendo en cuenta que el árbol vivirá siempre en un espacio reducido (maceta). Añade poca cantidad pero en dosis constantes. Durante la primavera el bonsai demandará más que en invierno, por ejemplo. Existen diferentes tipos, marcas y propiedades.

5. Trasplante: Esto tal vez requiera de más conocimiento, sin embargo, dentro del cuidado de un bonsai se debe contemplar ya que en cierto momento la planta necesitará “mudarse” a un espacio más grande. Esto servirá para renovar la tierra, airear las raíces y permitir que crezca un poco más. Cada dos años aproximadamente, se estima que debe realizarse un trasplante del bonsai.

Poda del bonsai

Una vez que ya hayas adquirido alguna práctica en el cuidado de un bonsai, entonces lo que sigue es aprender cómo podarlo. Esto es importante para la planta y se debe tener mucho cuidado. Los tres trabajos que se incluyen en esta actividad son: la poda, el pinzado y el alambrado.

Poda: Esta técnica sirve para encauzar la forma del bonsai según lo deseado. Consiste en cortar las ramas que no queremos que sigan creciendo. La época del año para podar el bonsai es vital, siendo la más adecuada a inicios de la primavera. Utiliza siempre las herramientas especiales y pasta selladora para evitar infecciones por hongos.

Pinzado: Es el segundo paso para podar el bonsai. Sirve para aumentar la densidad pero reducir el tamaño de las hojas. El árbol volverá a brotar en las yemas que le dejamos. La mejor época para ello es la primavera o el otoño.

Alambrado: Es una técnica que va en paralelo a la poda del bonsai. Se usa para orientar el tronco y las ramas para que tenga el estilo que deseamos. Enrolla con alambre de aluminio ejerciendo cierta presión. El mejor momento para ello es en otoño.

Con todas estas explicaciones, ya podrás comenzar a cuidar un bonsai y disfrutar de su belleza.

Si deseas leer más artículos similares a Cuidado y Mantenimiento de un Bonsai, te sugerimos que visites nuestra sección Jardinería.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social