Cuatro formas simples de ahorrar

4 claves para ahorrar todo el año

Todos lo sabemos: debemos ahorrar, y para ello hay que optimizar el uso de nuestros recursos. Pero, en la práctica, a veces no sabemos por dónde comenzar. A modo de guía práctica, aquí te ofrecemos los cuatro principales consejos para el ahorro y la buena economía doméstica.

Planifica todo para ahorrar

El primer gran consejo, es la planificación. Debes planificar tus compras, tanto las actuales como las futuras. Para ello, las listas son un gran recurso. En un lugar visible, como en la heladera o sobre la mesada, coloca dos anotadores: uno para escribir allí los gustos y las necesidades no urgentes, y en el otro la lista de compras. Cuando vayas a la tienda, en los días de ofertas y descuentos, lleva ambas libretas para hacer compras previsoras y a los mejores precios. Recuerda ir a la tienda en los momentos oportunos, del día y del año: no vayas en el horario de las comidas o con hambre, tampoco con sueño, y aprovecha los cambios de estación para hacer compras a precios rebajados.

Preparación y ahorro

El segundo gran consejo es la preparación. Además de una planificación de compras, haz una preparación del hogar y de los ambientes, y también de tu vestuario. Anticípate a los cambios de estación para aislar la casa (en relación al clima), cambia tus ropas de invierno por las de verano antes del cambio de estación, limpia tu nevera antes de hacer las compras, ordena la casa para aprovechar al máximo su espacio, y hasta verifica el funcionamiento de tu coche antes de la temporada de lluvias o de nevadas. Estos pequeños y simples pasos pueden ahorrarte gastos de reparación o de climatización a futuro.

Ahorro en la optimización

El tercer consejo de ahorro es la optimización. No hace falta que vivas como en la época de las cavernas, sin agua electricidad ni gas, para poder ahorrar. Pero sí hará falta que optimices el uso de estos recursos. Enciende el horno para preparar más de un platillo, haz porciones de sobra para guardar en la nevera, enciende el calefactor cuando sea necesario, regula la temperatura del aire acondicionado a no menos de 24°C o 25°C, no abras la puerta de la nevera sólo para ver qué hay dentro, entre otros hábitos simples que podemos modificar.

Acción para el ahorro

El cuarto y último consejo, es la acción. Ponte manos a la obra. Una gran manera de ahorrar, es aprendiendo a realizar las tareas nosotros mismos. De este modo, podrás ahorrarte el salario de personal de mantenimiento del hogar o de los jardines, ahorrarás en la compra de alimentos pre elaborados, y hasta decorar cada sala y estancia de tu casa por pocos billetes, aprovechando los recursos a tu disposición. Aquí incluimos la preparación de alimentos y la reparación primaria de electrodomésticos, pero también los gastos de reemplazo de elementos en desuso, la compra de objetos de todo tipo, el mantenimiento de electrodomésticos y del coche, la refacción de prendas de vestir y su acondicionamiento o su lavado anual, la decoración y pintura de la casa, y todo tipo de tareas que puedas poner en práctica.

Cuando no sepas por dónde comenzar, recuerda estos simples consejos: planificación, preparación, optimización y acción son tus herramientas de batalla para el ahorro diario.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Gracias por leer Cuatro consejos fundamentales para mejorar la economía doméstica, si te gustó este artículo, suscribete a cualquiera de nuestras redes sociales y recibe publicaciones destacadas todos los días. Solo tienes que hacer click aquí.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social