Los 4 pilares financieros

¿Qué son los pilares financieros?

Los pilares financieros son pequeñas y simples palabras que, en definitiva, hacen la diferencia entre la prosperidad y la pobreza. Separan la necesidad de la abundancia o la disponibilidad, con su sola y correcta aplicación en relación a nuestros ingresos y ahorros. Conozcamos cuáles son las cuatro piedras angulares de una vida financiera próspera.

Pilares financieros: Ingreso

Obviamente, tener un mayor ingreso facilitará la prosperidad. Se trata de hallar el trabajo o la actividad que te propicie el mayor ingreso posible, dentro de tus capacidades y en consideración de tu bienestar. Una vez determinado el ingreso, puedes amoldar tu vida (en relación a los gastos) para tener un buen pasar, sin necesidades ni carencias, y también sin malgastos.

Por ejemplo, sueñas con un coche de lujo, pero tus ingresos sólo te permiten tener un coche regular. Pues adquiere éste y mantenlo como si fuese un coche de lujo: después de todo, sea regular o no, sigue siendo tan sólo un elemento para tu transporte.

En lugar de sistema satelital de televisión, contrata televisión por cable. O, mejor aún: no contrates el cable, y disfruta de los canales de aire y de la variada programación disponible en Internet, de manera gratuita o con reducidas suscripciones mensuales. Así, amolda cada elemento de tu vida para tener comodidad y disfrute, sin deudas ni gastos innecesarios. Así, paso a paso, irás reforzando la seguridad financiera de tu vida, de tu familia y de tu hogar.

Pilares financieros: Reservas

Las reservas y los ahorros son fundamentales para el bienestar financiero en una economía doméstica. Tener un dinero disponible para atender emergencias funciona de igual modo que un seguro: con pequeños “depósitos” mensuales, sabes que ante la necesidad estarás bien protegido.

El ahorro puede hacerse en relación a un gasto previamente pensado, como ahorrar para la educación universitaria de los hijos, para las vacaciones familiares, para cambiar el coche el año entrante. Por su parte, la reserva es un monto indeterminado, que conservamos aparte y disponible para casos de extrema necesidad, como quiebres laborales, despidos, enfermedades y cirugías no planificadas, o lo que sea.

Pilares financieros: Seguro

Al igual que la reserva, el seguro cumple una función de tranquilidad ante la necesidad. Así como destinas parte de tu dinero de ahorro mensual a la reserva, parte con fines fijos y demás, debes destinar un porcentaje del dinero a un seguro: de vivienda (por ejemplo, contra robos y contra incendios), a tu trabajo, a tu coche, y a todo lo que consideres pertinente. Es una tranquilidad que, llegado el momento de necesitarlo, te evitará un mal pasar.

Pilares financieros: Diversidad

¿Diversidad en las finanzas? Claro que sí, se trata del cuarto pilar de la prosperidad. La diversidad se refiere a expandir nuestras capacidades y posibilidades. Si vas a invertir en la bolsa o en algún negocio, si tienes dinero y piensas adquirir una propiedad para rentarla… no pongas “todos tus huevos en la misma canasta”. Adquiere bonos y acciones de varias corporaciones y no sólo de una; invierte sumas menores en dos o tres proyectos; adquiere dos o tres viviendas menores y réntalas por igual. Este es un modo más asertivo de buscar la prosperidad.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Cuáles son los 4 pilares financieros y cómo aplicarlos, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social