Cómo Crear una Experiencia de Consumo

¿Qué es la Experiencia de Consumo?

Cuando hablamos de experiencia de consumo no nos estamos refiriendo a ofrecer cierto producto, quizás un descuento o una buena atención al cliente. Claro que esto es fundamental y determinante, sin embargo, el cambio de hábito en los consumidores nos indica que debemos dar un paso más para no quedarnos en el pasado y sobre todo, para llamar la atención de nuevos clientes.

Para construir una experiencia de consumo se diseñan estrategias que estimulan los sentimientos de una persona, impulsándola a realizar una compra, pero no sólo ello, sino también a repetirla y aconsejarla a su círculo cercano. Cuando esta técnica se lleva a cabo de manera correcta aporta innumerables beneficios: nuevos clientes, consumidores fieles, ventas mayores y recomendaciones o referidos.

Técnicas para crear una experiencia de consumo. Cómo mejorar la experiencia de consumo de tus clientes.

© Depositphotos.com/CandyBoxImages

Imagen 1. Una de las claves para crear una experiencia de consumo positiva es descubrir los gustos de los clientes.

Existen tres modalidades usadas en esta área del marketing:

De consumo: Los incentivos involucran diversos factores como el ambiente y decoración, aspiraciones o cambios en el estilo de vida del target, diseño del producto, atención al cliente, entre otros.

De compra: Los estímulos se ofrecen al cerrar una operación o transacción. Pueden ser descuentos al momento de pagar, regalos sorpresas según el gasto realizado, recompensas por pagar en efectivo, cuotas sin interés con la tarjeta de crédito, etc.

De uso: La gratificación se obtiene por utilizar cierto producto o servicio y puede incluir desde la comodidad hasta la facilidad o practicidad de uso.

Técnicas para crear una buena experiencia de consumo

¿Cómo ganar el corazón de tus potenciales consumidores?. Casi de la misma manera que has hecho para conquistar a tu pareja, es decir, con acciones y actitudes positivas que crearon momentos inolvidables. Esto no significa que a partir de ahora tendrás que decirles palabras amorosas, llevarlos al cine o regalarles flores, sino ofrecerles algo que realmente valoren.

Ofrece productos personalizados

Una de las técnicas es ofrecerles productos y servicios a medida o personalizados. De esta manera, surge un vínculo emocional entre la marca y el cliente. El marketing experiencial es uno de los más usados por las empresas en los últimos tiempos porque realmente funciona.

La idea es dirigir una estrategia “directo a las emociones” de los potenciales o actuales clientes. El objetivo principal es que los consumidores estén satisfechos y felices, pero además, que se identifiquen con el producto, que formen parte de una gran comunidad, que se sientan que no son un simple número en la estadística, sino alguien verdaderamente importante.

Todos los que ingresan en tu tienda o negocio no son un número más en tu cuenta ni en tu caja registradora, son seres humanos con sentimientos, necesidades, urgencias, inquietudes, etc. La idea de este tipo de marketing es que el cliente no compre con su cartera, sino con el corazón. Entonces piensa de qué manera ofrecerles soluciones emotivas y no racionales.

Analiza a tus clientes

Una de las claves para crear una experiencia de consumo positivo es descubrir los gustos de los clientes y hacer todo lo posible por cumplir con ellos. Aprende sobre qué cosas les gustan de tu negocio y lo que les desagrada (para aumentar lo primero y disminuir lo segundo), cuáles son los temas esenciales en su vida (la familia, el trabajo, el dinero), etc. Esto quiere decir que debes salir de tu oficina y caminar por las calles, hacer un trabajo más de “campo”, analizar bien los hábitos de los clientes tanto de tu marca como de las demás.

La segunda clave reside en ponerse en los zapatos del consumidor. Piensa qué es lo que te gustaría recibir si ingresaras a tu tienda como cliente. Con estos datos podrás elegir un modelo de marketing experiencial que mejor se ajuste al target de tu clientela y a las características de la empresa. Además, no hay que olvidarse que si tenemos un negocio debemos contar con una gran pasión por servir al prójimo. Si una persona compra algo y se siente a gusto en el lugar, seguramente volverá en más de una ocasión. La atención personalizada, darles tiempo a solas para que piensen y decidan, mostrarles que además de vender su intensión está en ayudarlo, ser serviciales y útiles, etc.

Para llevar a cabo una estrategia de este tipo no se necesita invertir demasiado, sino ir cambiando de a poco los hábitos o costumbres que tenemos en la empresa, negocio o emprendimiento. Puedes hacer encuestas para conocer lo que motiva a tus clientes, por ejemplo, contar con un buzón de quejas y sugerencias, darle importancia a las redes sociales y a los comentarios de los seguidores, etc.

Todo ello te ayudará a cambiar lo que no es del agrado de la mayoría y al mismo tiempo, poner mayor énfasis en lo que si les gusta. No desestimes nunca las emociones de los clientes, porque es lo que marcará la diferencia con tus competidores. Si una persona se siente especial al ingresar en tu negocio, es más que probable que vuelva a comprar y hasta recomendar a sus conocidos.

Tanto en el consumo como en la compra y el uso, el cliente debe satisfacer sus necesidades y sus emociones. Esta es una excelente técnica para construir una experiencia de consumo beneficiosa.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo Crear una Experiencia de Consumo, te sugerimos que visites nuestra sección Tareas y técnicas de trabajo.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social