Cómo Controlar la Ansiedad

La ansiedad, un mal de nuestros días

Cuando hablamos de ansiedad, nos imaginamos esos instantes antes de ingresar al salón de clases a dar un examen, la espera en una larga fila del supermercado, las tardanzas y todo lo que nos pone en alerta, con nervios y los pelos de punta. Pero en realidad, no es algo tan leve como el tedio de la espera o la incertidumbre de las situaciones; la ansiedad puede transformarse en un verdadero trastorno, causando discapacidad laboral, y hasta una enfermedad social aceptada por la comunidad médica.

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad se define como una respuesta normal y natural que se produce en nuestro organismo ante una percepción de amenaza. Cuando nos sentimos en peligro, por ejemplo, el cuerpo desencadena una serie de reacciones que nos preparan para luchar o huir ("respuesta de lucha o escape"), y esto se demuestra como ansiedad.

Cuando la amenaza o situación que nos provoca es visible y notoria, la ansiedad es una condición natural y necesaria que nos mantiene alerta. Pero cuando este enemigo es invisible y tenemos esa sensación de peligro sin una causa aparente, podemos hablar de un trastorno mental relacionado con condiciones como la depresión y el trastorno de pánico, que debemos tratar de inmediato para evitar su desarrollo en nuestra mente.

Cómo se produce la ansiedad

La ansiedad se produce como asociación a una situación amenazante, y suele presentarse como fobias y pánicos: De repente encontramos un sonido, aroma o cualquier elemento real o energético que nos recuerda a la amenaza, ya sea de forma evidente o ilusoria, y nos desencadena esta ansiedad a través de diversas fobias o lo que fuera.

Ejercicio para controlar la ansiedad

Lo primero que necesitamos para controlar la ansiedad es conocer al enemigo, determinar cuál es la causa o la fuente del malestar. El análisis y entendimiento de la situación será de gran ayuda.

Por ejemplo, si estás haciendo fila en el banco y se demora, haciéndote pensar que llegarás tarde al próximo sitio, puedes controlar la ansiedad comprendiendo que no hay nada que puedas hacer para adelantarte ni para apresurar el avance de la fila. Mejor utiliza el tiempo de espera para planificar el resto del día, optimizando tus minutos y derivando tu concentración hacia otra cosa.

En cambio, si se trata de una amenaza invisible y no determinada (o no evidente y real en el momento), la mejor manera de controlar la ansiedad es respirando profundamente. Uno de los peores detalles de esta condición es la sensación permanente de peligro, de no tener el control sobre la propia mente, en especial cuando la ansiedad ya ha sido diagnosticada.

Si sientes que la reacción comienza a instalarse en tu mente, simplemente respira profunda y lentamente, prestando plena atención al sonido de tu respiración y a nada más. Las técnicas de relajación, meditación y visualización pueden ayudarte mucho, aunque es la respiración y esta atención enfocada a un detalle minúsculo y totalmente controlado lo que te hará alejar de la sensación de pánico.

Sólo cierra los ojos o mira fijo a un punto, y respira profundamente. Escucha tu respiración, y nada más. Modifica el ritmo a placer, y presta atención cómo puedes controlarlo. Esto alejará tu mente de la sensación de peligro y te dará la calma suficiente como para contrarrestar la ansiedad.

Otro ejercicio para evitar la ansiedad es hacer una lista de cosas y personas que te hagan feliz, y leer esta lista cuando comiences a sentirte negativo, preocupado o ansioso. Así, podrás ir imaginando todas estas situaciones que te dan felicidad, y relajarán tu mente en esta saludable dirección.

Cómo prevenir la ansiedad

Lleva una vida saludable para aumentar tus defensas, mejorar el estado anímico y las energías, y prevenir males emocionales y físicos como la ansiedad. Una dieta saludable, alejarte de fármacos, toxinas y alimentos poco saludables (incluyendo el alcohol, los cigarrillos, la cafeína, el azúcar, las grasas y otros), beber suficiente agua a diario y practicar deportes o ejercicios son las mejores maneras de crear barreras defensivas contra la ansiedad.

Mantén una vida feliz. Ríe a diario, haz actividades que te den placer y te ayuden a relajarte, y mantén tu mente ocupada en pensamientos felices. Esto creará una modalidad operativa de positividad, de optimismo, y entrenará a tu mente a cambiar hacia esta buena energía cuando la ansiedad amenace con asentarse en tus pensamientos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Cómo controlar la ansiedad, te sugerimos que visites nuestra sección Salud Mental.

Esta nota te fue útil?
42 valoraciones.
El 90% dice que es útil.

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social