Cómo conservar la leche materna

Luego de extraer la leche con algunas de las técnicas posibles, hay que guardarla de inmediato para conservarla en perfectas condiciones y mantener intactas sus propiedades alimenticias y fortalecedoras del sistema inmunitario.

Cómo conservar la leche materna

Consejos para conservar la leche materna

La correcta conservación de la leche materna una vez extraída evitará que se contamine y resulte perjudicial para la salud del bebé.

La primera regla al manipular la leche materna es tener las manos y las mamas muy bien higienizadas.

Es conveniente que el recipiente en donde guardes la leche sea de vidrio o de plástico, y que estén perfectamente esterilizados. También es buena idea colocarles un rótulo, para saber el día y hora en que ha sido guardada.

La leche la puedes conservar a temperatura ambiente, en la heladera, en el congelador o en el freezer. Dependiendo del lugar en donde la almacenemos, será el tiempo en que se conservara en óptimas condiciones.

Temperatura ambiente. La leche materna dura alrededor de 4 a 6 horas a temperatura ambiente, siempre y cuando no sea mayor a 25º C.

Heladera. La podremos conservar hasta 5 a 7 días.

Congelador dentro de la heladera. Solo 2 semanas.

Congelador. Un máximo de 3 meses. La puerta del congelador debe estar separada de la puerta del refrigerador o heladera.

"La correcta conservación de la leche materna una vez extraída evitará que se contamine y resulte perjudicial para la salud del bebé."

Freezer. La podremos conservar sin inconvenientes hasta 6 meses. Si al descongelar esta leche notas que el suero se ha separado de la nata, no te preocupes, solo debes agitarla un poco y ambas sustancias se volverán a juntar. Si queda leche en la mamadera, no la vuelvas a guardar, procede a desecharla.

No calientes la leche humana en el microondas ni tampoco la lleves a punto de ebullición. Descongélala directamente bajo el chorro de agua caliente o tibia.

La leche descongelada solo se puede conservar en la heladera por 24 horas.