Consejos para vivir mas relajadas siendo mamá

Aquí te contamos algunos secretos para ser una mamá más relajada, tener mejor enfoque, y vivir con mucha más plenitud, día tras día.

Cómo ser una mamá más relajada

Tips para relajarte cuando eres mamá

Seamos honestas en algo: cuando vemos a esas mamás espléndidas y tranquilas, mucho más frecuente de lo que admitimos solemos asumir de inmediato que sus hijos son los mejores educados del planeta entero, que cuentan con una cuadrilla de niñeras y amas de llave, que viven de rentas y que sólo dedican sus horas a ir al salón de belleza. ¡Sería muy fácil ser una mamá más relajada con todos esos beneficios! Pero esto que pensamos tan libremente no es siempre la verdad.

Consejos para vivir mas relajadas siendo mamá
Ser una mamá mas relajada es la mejor actitud de todas... ¡y la más saludable!
Muchas veces, esas mamás relajadas trabajan tanto como nosotras (quizás hasta más), tienen problemas, sus hijos son revoltosos y sienten las mismas dificultades que nosotras enfrentamos a diario. ¿Cuál es su secreto, entonces? Pues es la manera en la que asumen su realidad.

Claves para ser una mamá más relajada

Te contamos una lista de las claves que te ayudarán a ser una mamá (y una mujer) mucho más relajada y satisfecha. Léelos, analízalos, y aplícalos en tu vida conforme vayas teniendo la chance, haciendo simples modificaciones a tu parecer, que harán maravillas por tu humor, tu salud y, en definitiva, tu aspecto:

No te exijas demasiado

Comprende que eres un ser humano, con sus virtudes y fortalezas, y también con sus límites y debilidades. En tu vida habrá obstáculos, problemas, dinero que no parece alcanzar nunca, una cana que aparece, una nueva arruguita en tu rostro. Cuando comprendas que esas son partes habituales (y hasta naturales) de la vida, podrás dejar de preocuparte en ellas para, en cambio, ocuparte en otros asuntos, como el disfrute y la felicidad.

Pide ayuda

No eres una súper mujer, sino una gran mujer. Recuerda siempre el viejo refrán de “quien mucho abarca, poco aprieta”: pide ayuda en lo que necesitas, busca consejos, aprende a delegar. Dedica tiempo a la educación de tus hijos para que, el día de mañana, puedan valerse por su cuenta, y déjales la libertad del aprendizaje a su propio ritmo. Si luchas por que estén todo el tiempo impolutos, estarás preocupada cada vez que se muevan (y puedan manchar sus ropas). De igual modo, si quieres tener un hogar siempre impecable, comprende que debes destinar un sitio donde puedan desparramar sus juguetes al suelo libremente: ¡enséñales y acéptalo!

Recuerda quién eres

No eres 100% mamá, 100% esposa o 100% amiga… ¡eres una combinación de todas ellas! Entonces, el secreto del bienestar es aceptarte en todos tus papeles, y darle a cada uno de tus roles el tiempo que se merece. Pasa tiempo con tus hijos, con tu pareja, con tus padres, hermanos, amigas, colegas y también pasa tiempo a solas, dándote gustos como el salón de belleza, el spa, algún deporte o lo que quieras. Cuando aprendas a “mimar” a todas tus personalidades, podrás vivir con mucho mayor bienestar como un todo.

¡Acepta un poco de caos!

La casa se ensuciará. Los niños desordenarán. Tu pelo estará rebelde de tanto en tanto. Tus amigas cancelarán planes a último momento, y hasta la niñera tendrá que irse más temprano alguna vez. Aprende a aceptar que la vida no es “perfecta” y que, en ocasiones, las cosas no salen como lo esperábamos. En lugar de fijarte en estos pequeños obstáculos en tu amino, aprende a aceptarlos, solucionarlos cuando se pueda (y se quiera) y, cuando no, sólo cambia tu enfoque hacia otra cosa, mirando al mundo con ojos más relajados. Después de todo, ¡hasta una noche de apagón puede convertirse en un tiempo de juegos de escondidillas con tus hijos, y luego en una cena romántica a la luz de las velas con tu pareja!

"El secreto del bienestar es aceptarte en todos tus papeles, y darle a cada uno de tus roles el tiempo que se merece."

'

"Aprende a aceptar que la vida no es “perfecta” y que, en ocasiones, las cosas no salen como lo esperábamos."