Consejos para Viajar al Desierto

Cómo hacer un Viaje por el Desierto

Si estás pensando en viajar al desierto para tus próximas vacaciones, debes saber que no es lo mismo que tumbarte al sol en la playa ni caminar horas y horas en un centro comercial. ¡Es realmente una travesía que demanda muchas energías!

Siempre es bueno ser un viajero precavido, pero en este caso, las precauciones deben extremarse. Algunas de las preguntas más habituales entre los viajeros que quieren atravesar el desierto son:

- ¿Qué y cuánto puedo beber?
- ¿Cómo me protejo del sol?
- ¿Cuál es la vestimenta adecuada?
- ¿Cómo actúo si me pierdo o tengo una emergencia?

Consejos básicos para viajar al desierto

Podríamos dividir en 3 grandes aspectos a considerar en un viaje al desierto: Planificación, hidratación y refugio.

1. Planificación del viaje

Por más de que organices el viaje al dedillo, las cosas pueden fallar y no salir tan bien como esperabas. Siempre es bueno contar con un guía especializado y que conozca muy bien la zona para evitar perderte o cometer errores.

Cómo sobrevivir en un desierto. Consejos para hacer un viaje al desierto. Guía para viajar al desierto

© Depositphotos.com/adisa

Imagen 1. Si vas a viajar al desierto es fundamental contar con un guía que conozca bien el lugar.

La planificación es muy importante y requiere no sólo viajar con una persona idónea, sino también armar bien el itinerario, aprender sobre los posibles peligros, y saber de qué manera comunicarte con los transeúntes que podrían llegar a pasar a tu lado (algunas palabras en el idioma local no te vendrían mal).

Antes situaciones inesperadas y desafortunadas (como por ejemplo una típica tormenta de arena), puede que te quedes varado en el medio del desierto sin saber qué hacer. Enfréntate a lo que te ha tocado en suerte y no pierdas la calma.

Es importante que no tengas miedo y que alejes de ti los pensamientos negativos. Quizás hayas visto muchas películas en el desierto y esperas el peor final, sin embargo, nada de eso ayudará en esos momentos. No agotes tus energías gritando, llorando, maldiciendo o corriendo. Actúa con calma, sé inteligente y recuerda que tu astucia es lo único que necesitas para sobrevivir en un viaje al desierto. Piensa que todo saldrá bien, que pronto estarás en la habitación del hotel quitándote la arena de los zapatos y disfrutando de una rica comida. ¡Será una perfecta anécdota para contar a tus amigos!

2. Hidratación en un viaje al desierto

Mantente humectado todo el tiempo. Aunque es cierto que el agua no abunda en estas zonas del planeta, dentro de tu planificación tienes que haber previsto la cantidad de líquido que ibas a necesitar. Cuando decidas viajar al desierto no olvides llevar 4 litros de agua por día sólo para ti. Por más de que en casa no llegues ni a beber 2 litros cuando hace mucho calor, en las hervientes arenas del desierto serán más que bienvenidas.

Ten mucho cuidado con querer extraer agua de la vegetación. Aunque los cactus almacenan líquido en su interior, en la mayoría de los casos es tóxico. El mejor lugar que puedes conseguir para saciar tu sed sin desabastecer tus provisiones es en los valles de las montañas o en las colinas rocosas, donde es más probable que llueva. Si bien se dice que son alucinaciones, no olvides que en el desierto también existen los oasis.

Aprende a racionar el agua, así tendrás por más tiempo. No te limites tampoco en la cantidad que bebes porque puedes correr un grave peligro; ingiere la que necesites y no olvides humedecer los labios. No comas nada porque la digestión no sólo consume una gran cantidad de energía, sino también de líquido. Sólo bebe agua, nada de infusiones o café.

3. Refugio

El sol será uno de tus enemigos íntimos al viajar al desierto. Es vital que cuides la temperatura corporal porque subirá enseguida. El calor puede ser realmente insoportable para los que no están acostumbrados. Si estás sudando mucho se debe a que el cuerpo está tratando de enfriarte, y eso es causado por una exposición inadecuada al sol.

Presta mucha atención a la ropa que llevas y por nada del mundo te la quites, porque acabarás con quemaduras graves. Lleva pantalones y camisas de mangas largas de color claro y un material fresco, un sombrero o pañuelo, y ten cuidado de que ninguna parte de tu piel quede “al aire libre”. Envuelve tu rostro con un lienzo y lleva gafas de sol. También lleva una muda de ropa de abrigo, porque al anochecer la temperatura desciende bastante, y si a eso le sumamos el hecho de que estarás muy transpirado, la noche no será de las mejores de tu vida.

Para poder protegerse del sol, algunos optan por construir un refugio con unos palos y unas telas. Si estás en una zona con rocas, trata de buscar el lugar donde hagan sombra. Si tu idea de viajar al desierto incluye una camioneta, también puedes refugiarte en ella, siempre con las puertas abiertas.

Por último, antes de viajar al desierto y participar de una travesía de varios días u horas, quizás te convenga realizar paseos más cortos por la mañana o tarde, evitando así la exposición y sobre todo, las horas del mediodía, las más peligrosas.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para Viajar al Desierto, te sugerimos que visites nuestra sección Viajes y Recreación.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social