Consejos para un correcto uso del lavarropas, el microondas y la pava eléctrica

Consejos para un correcto uso del lavarropas, el microondas y la pava eléctrica

Microondas, lavarropas y pava eléctrica, tres electrodomésticos que nos hacen la vida hogareña más fácil. Aprendamos algunos consejos para un buen uso de ellos.

El microondas, el lavarropas y la pava eléctrica: tres

El microondas, el lavarropas automático y la pava eléctrica o el hervidor son nuestros aliados indispensables en el hogar. Estos tres ayudantes electrónicos nos facilitan la vida, y nos permiten disponer de más tiempo y dedicación para otras actividades, como compartir tiempo con nuestra familia en lugar de estar encima de las actividades de higiene y cocción, sin descanso.

Sin embargo, cuando estos tres elementos presentan dificultades (como mal funcionamiento, consumo excesivo de electricidad o problemas técnicos) pasan rápidamente de ser aliados, a ser verdaderos enemigos, y a ser la razón de un nuevo dolor de cabeza en nuestra vida. Por ello, debemos darles un adecuado mantenimiento y cuidado, para que perduren por mucho más tiempo, y nos den sólo satisfacción y beneficios.

El ahorro de energía

Debemos prever que los artefactos son pantallas o indicadores de LED poseen un mínimo consumo energético aún cuando no están en funcionamiento. En lo posible, debemos mantener estos artefactos desenchufados o desconectados para evitar este consumo, ahorrando tanto como podamos. También, debemos ponerlos en funcionamiento sólo cuando lo necesitemos, y utilizar gas u otros medios más económicos para realizar tareas sencillas, como calentar agua o algún bocadillo.

Consejos para un correcto uso del lavarropas, el microondas y la pava eléctrica
Al usar el lavarropas, regula la temperatura en función del tipo de telas de la tanda de lavado, para prevenir deformaciones y minimizar el consumo.

"La ropa de uso diario no suele presentar manchas profundas, por lo que un ciclo corto sin prelavado será ideal."

El programa correcto

Cada artefacto posee una serie de programas preestablecidos, y su correcta elección nos permitirá ahorrar en el consumo y en los productos de uso. Utiliza el microondas según los designios de programación, para que el artefacto funcione según la tarea a cumplir (descongelar, calentar, hervir y otros), para ahorrar en el requisito energético del electrodoméstico. El lavarropas también ha de ser programado según la temperatura del agua y el peso de la carga, e incluso en la función con o sin centrifugado y secado.

La pava eléctrica o hervidor

El hervidor puede ser adecuado en función de la temperatura a la que se desea llevar el agua, según el modelo elegido. Si lo que buscas es tomar té, no hará falta llevar el agua hasta el punto de ebullición, y así ahorrarás en su consumo. Tampoco llenes la pava al máximo de su capacidad, si no piensas usar todo esa agua. Y una vez caliente, pasa el agua a un termo o contenedor térmico, para evitar tener que volver a calentarla. Mantén el hervidor libre de sarro y depósitos de cal para su mejor funcionamiento. Para ello, una vez al mes, haz hervir agua con vinagre blanco de alcohol.

El microondas

Debemos buscar, de preferencia, un microondas con plato giratorio, para que el calor penetre los alimentos en forma más pareja, minimizando el tiempo de cocción. La elección de grill dependerá del uso que le demos: si utilizamos el microondas sólo para calentar, este accesorio no nos será de utilidad. Mantén el microondas limpio y seco, y no utilices elementos agresivos para limpiar la cavidad interior: cualquier raspón en el metal podría producir perturbaciones y mal funcionamiento del equipo.

El lavarropas

Elige siempre el ciclo de lavado más conveniente para la tanda o la colada actual. La ropa de uso diario no suele presentar manchas profundas, por lo que un ciclo corto sin prelavado será ideal. Regula la temperatura en función del tipo de telas de la tanda de lavado, para prevenir accidentes y deformaciones, y también para minimizar en el consumo. Mantén el filtro libre de suciedades para un óptimo funcionamiento, revisándolo una vez al mes.