Cómo ahorrar en el uso de la calefacción en invierno

Tips para ahorrar en la calefacción durante el invierno

Calefaccionar el hogar es todo un desafío. Lo ideal sería comenzar ni bien agregamos una manta a la cama, o en cuanto la temperatura climática disminuyera, obligándonos a ponernos un abrigo por las noches. Sin embargo, si encendemos la calefacción tan temprano en el año para ir calentando la casa de a poco, iremos vaciando no tan lentamente nuestro bolsillo.

Encendido y apagado de la calefacción para ahorrar

Enciende el sistemas de calefacción cuando el clima haya cambiado y te hayas comenzado a abrigar. Hazlo cuanto antes, para ir calentando la casa lentamente.

El momento de apagar la calefacción es cuando el clima se torna agradable, en la primavera. Puedes ir regulándola, manteniéndola en piloto o al mínimo durante el día, y encendiéndola cada vez a menor potencia por las noches. Así, irás aprovechando el calor residual de tu hogar, sin pasar frío esperando la llegada del verano.

Conductos, radiadores y terminales

Antes de encender el sistema de calefacción, asegúrate de limpiarlo adecuadamente. Elimina sarros y hollines, y desagótalo. Asegúrate de que los ductos de ventilación estén libres, que tiren bien, y que los radiadores hayan sido purgados, en cualquier sistema de calefacción.

Para regular el gasto de la calefacción sin necesidad de apagarla, mejor haz un uso eficiente de la misma. Cierra las terminales (radiadores, ventiletes, etc.) de las habitaciones que no estén siendo ocupadas, además de las puertas y ventanas de esa habitación. Así, minimizarás el espacio habitable, acelerando su calefacción sin tener que aumentar su caudal, su llama o su metodología.

La aislación y los sistemas complementarios

Usar sistemas complementarios puede ser la manera de mejorar nuestro gasto en calefacción. Utiliza ventiladores de techo de función invertido (que giren hacia “el otro lado”) para movilizar el aire y acelerar el proceso de calefacción en el espacio.

También, asegúrate de aislar correctamente el hogar, utilizando cortinas dobles o más gruesas que superen el ancho y alto de las ventanas, recubriendo con paneles decorativos las puertas de estructuras metálicas o huecas, y colocando protectores debajo de las puertas y en las ventanas como primeras medidas.

Vestimenta para tu hogar y para ti

Para no pasar frío en invierno no sólo se puede aumentar al máximo la calefacción. Puedes pasar más tiempo fuera de casa, dejando el hogar bien cerrado para que se caliente para la noche. Luego, al llegar a casa, no esperes andar en paños menores y a gusto. Recuerda: estás en invierno, y tener la casa a una temperatura que te permita andar en ropa interior significará un gasto innecesario.

Vístete adecuadamente, con ropa más abrigada (no “un abrigo”, sino mangas largas, calcetines, etc.). Cuando en casa te sientas a gusto, usando poleras o sweaters, tendrás una temperatura suficientemente agradable sin gastar de más.

Finalmente, recuerda vestir tu casa: cortinas, alfombrillas y moquetas, protectores de puertas y ventanas, paneles decorativos, mantas y colchas para el sofá y la cama, serán “ropas” necesarias para vestir tu hogar en invierno, sin gastar de más.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para reducir los gastos de calefacción durante el frío, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social