Cómo regar para prevenir un gasto excesivo de agua

Plan de riego efectivo

Si cuentas con un medidor del consumo de agua en tu hogar, sabes que debes controlar el uso de este recurso para no incurrir en gastos. Y aún si no cuentas con medidor, sino que abonas un monto fijo mensual, controlar el consumo de agua es una gran idea para dar una mano a nuestro planeta y a nosotros mismos.

El riego del jardín es una tarea que no podemos pasar por alto, en especial quienes viven en zonas y ciudades con poco nivel de lluvias. Se necesita regar, claro, pero también es importante cuidar el agua para evitar su desperdicio. Así, debemos poner en marcha un plan de riego a conciencia, que resulte efectivo y respetuoso del medio ambiente y de nuestra comunidad.

Debemos hacer un riego diario (o día de por medio) durante el verano, mientras que en la estación invernal este ciclo ha de hacerse según las características de nuestra ciudad (si nieva, por ejemplo) y de las variedades cultivadas o plantadas.

Cómo regar para ahorrar agua

Para hacer un riego efectivo, debemos procurar que el máximo posible de agua llegue hasta las especies vegetales, previniendo la evaporación y el filtrado excesivo. Por ello, debemos regar cuando hace menos calor, es decir, a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, cuando el sol ya no azota a nuestro jardín.

Ello se debe a que el calor del sol, a través de sus rayos, propicia la evaporación veloz del agua de riego. Esto hace, según la ocasión, que hasta el 50% del agua de riego se desperdicie. Así, regar cuando hace menos calor permite un mayor provecho del riego.

También las gotas de agua que se depositan sobre las hojas hacen un efecto de lupa, por donde se cuelan los rayos solares, aumentando su potencial dañino. Esta es la segunda razón principal de hacer un riego nocturno o sin sol.

Cómo elegir el sistema de riego

El sistema elegido para el riego dependerá de nuestras posibilidades, y también de la conformación de nuestro jardín. Si contamos con macetas y canteros debemos regar con regaderas y contenedores. Si tenemos césped o pasto, podemos usar riego por aspersión o riego por manguera, contando con propulsores de agua (los tradicionales “sapitos” y flores de riego). Esto permitirá que el agua recorra mayor distancia, maximizando el riego en menos tiempo.

No es buena idea inundar las áreas de riego, pues se trata de agua excesiva. Debemos regar para que el agua ingrese a la tierra de cultivo, manteniéndola húmeda para que la planta vaya absorbiendo la cantidad de agua necesaria y deseada. Inundar la zona no será más que un exceso de bebida para la planta, siendo inefectivo.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para realizar un riego efectivo, evitando el malgasto de agua, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social