Cómo reducir gastos en la sala de estar

Una sala de estar optimizada

El ahorro y la economía doméstica abarcan el comprar menos, lo indispensable y a los precios más convenientes. Pero también (y en especial) se trata de evitar la compra de nuevos elementos de todo tipo, priorizando el mantenimiento y buen estado de los que ya tenemos. Así, si somos eficientes en el uso de nuestros elementos, podremos ayudar al ahorro desde múltiples frentes de batalla.

La sala de estar o comedor suele sufrir numerosos desgastes, pues es la habitación con mayor ocupación y uso cotidiano. En la sala solemos invertir más que en cualquier otro ambiente, ya sea en productos y elementos de limpieza, como también en artefactos lumínicos y de climatización.

Muebles para la sala de estar

Para minimizar los gastos en la sala debemos ser cautos en lo que respecta a su mantenimiento. Al comprar muebles, vale la pena hacer una inversión mayor para conseguir de buena calidad y resistencia, con tecnologías que permitan su más fácil limpieza y menor mantenimiento.

Dale a la habitación una limpieza diaria para evitar que se acumule el polvillo y la suciedad. De este modo, la limpieza general será más eficiente, tus muebles y superficies se mantendrán en mejores condiciones, y gastarás menos en la compra de productos más agresivos de limpieza.

Iluminación de la sala

La iluminación de la sala puede ser general e integral, aunque es mucho más efectivo sectorizarla, para poder iluminar sólo el pequeño espacio de uso. También podemos combinar ambos: una iluminación general, para cuando la familia entera se reúne, y varios puntos lumínicos en sectores especiales (como el rincón de lectura, detrás del sofá para ver la televisión y otros). Encenderemos sólo los necesarios, siempre utilizando bombillos de bajo consumo para minimizar el gasto.

Climatización óptima para reducir gastos

En lo que respecta a calefacción y aire acondicionado, podemos instalar un artefacto que cumpla ambas funciones, con un nivel de frigorías y calorías apto para esta sala según sus dimensiones. El gasto de compra puede ser mayor, pero se amortizará con su rendimiento y bajo consumo eléctrico. Recuerda preparar puertas y ventanas para evitar fugas de aire (o que ingrese por allí el clima exterior) e intenta mantener el cuarto cerrado cuando enciendas estos artefactos. En las horas de mayor calor o frío, recuerda cerrar puertas y ventanas con persianas y cortinas, para facilitar la aclimatación de la habitación, minimizando la exigencia del artefacto. Coloca el termostato a una temperatura agradable, que no sea extrema: 24°C a 26°C en verano y 26°C a 28°C en invierno serán más que suficientes.

Ahorro en el uso de electrodomésticos

En la sala suele haber televisores, equipos de música y otros. Cuando no los estés usando, apágalos sin dejarlos suspendidos o hibernando. Incluso puedes desconectarlos de la toma eléctrica, para evitar cualquier fuga de electricidad, por pequeña que sea.

Finalmente, recuerda que toda pequeña acción ayuda a la economía doméstica. Cuidar de nuestros artefactos y darles un uso eficiente es la mejor manera de ahorrar, en particular en esta activa habitación del hogar.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para optimizar la sala y evitar gastos innecesarios, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social