Consejos para no caer en malas compras y lograr ahorros efectivos

Muchas veces, con el afán de ahorrar, terminamos por gastar más, ya sea por hacer malas compras o por no haber analizado el producto. No caigas en estos errores.

Consejos para no caer en malas compras y lograr ahorros efectivos

Cómo comprar bien para ahorrar mejor

Una mala compra, un mal ahorro

Todos queremos ahorrar. Desde el más desdichado al más adinerado, todos quisiéramos lograr un ahorro efectivo. Ya sea para lograr inversiones interesantes, para tomarnos unas merecidas vacaciones al finalizar el año, o para probarnos a nosotros mismos que se puede, el ahorro es una satisfacción, y es una suerte previa a la inversión que hacemos para nosotros mismos. Pero debemos tener cuidado de la manera en la que intentamos ahorrar, y ser astutos.

Para ahorrar, nunca debemos actuar apresuradamente. Si hallamos en el mercado 10 kilogramos de detergente para lavar a pocas monedas, puede que hayamos tenido suerte y se trate de sobrantes comerciales de los que se quieren despojar en la tienda… o puede que se trate del peor jabón, el menos efectivo, y el que termine por dañar nuestra máquina lavadora, causándonos no sólo el gasto y el mal humor de su reparación, sino recordándonos también que esas pocas monedas ni siquiera fueron bien invertidas.

Consejos para no caer en malas compras y lograr ahorros efectivos
Debemos tener cuidado de la manera en la que intentamos ahorrar y ser astutos

"Para ahorrar, nunca debemos actuar apresuradamente."

Un viejo refrán dice que lo barato termina por salir caro, y es verdad, al menos en la gran mayoría de los casos. Como dijimos: hay afortunados que encuentran ofertas imperdibles, pero lo cierto es que las cosas baratas lo son por alguna razón menos favorecedora.

Analiza siempre lo que compres

Si te encuentras en un mercado de las pulgas o en una venta por mudanza o reacomodo del hogar, puede que halles buenas gangas y compres muebles a precios bajísimos. Alguna mano de pintura y barniz los dejarán como nuevos. Pero si recorres las tiendas de usados o lugares de dudosa integridad y hallas muebles extremadamente baratos, analízalos antes de soltar el billete: puede que el mueble tenga buen aspecto, pero que haya sido (y sea) atacado por la carcoma o de plagas semejantes.

"Analiza el estado y la apariencia de lo que compres, sus posibles daños o deterioros."

Si deseas ahorrar, debes gastar menos, eso es seguro. Pero dentro de ese “gastar”, hay dos subcategorías: menos, y sobre todo “mejor”. No consideres las compras como algo vacío: conviértelas, en tu cabeza, como verdaderas inversiones.  Analiza el estado y la apariencia de lo que compres, sus posibles daños o deterioros, y el uso o el provecho que podrás obtener con ese objeto. Y allí estarás ahorrando, pero esta vez de verdad.