Ahorrar con los artefactos de la cocina

Los artefactos de cocina y el ahorro

Los artefactos de cocina pueden ser verdaderos desafíos a la hora de enfrentar la batalla en pro de la economía doméstica. Debemos saber qué es lo que compramos, y también debemos saber sobre su adecuado funcionamiento, mantenimiento y uso diario.

Debemos utilizar los electrodomésticos a conciencia. Si queremos picar sólo una cebolla, lo mejor será usar la tabla de picar y un cuchillo, en lugar de activar una procesadora o rebañadora de alimentos. Si queremos extraer el zumo de sólo un limón, mejor será usar las manos o el extractor manual, en lugar de poner en marcha el exprimidor de cítricos. Así, no sólo ahorraremos en la electricidad que consumen los motores de estos artefactos, sino también en el agua de su lavado y ayudaremos a prolongar su vida útil.

Ahorro en el uso de la nevera

La nevera (o la heladera) es un artefacto de alto consumo, debido a su constante funcionamiento. Si necesitas cambiar tu vieja nevera, asegúrate de reciclarla o entregar la vieja como parte de pago, para economizar en la compra y para minimizar la creación de desperdicios. Luego, asegúrate de comprar una nevera de bajo consumo, de las denominadas “inteligentes”. Puede que su costo de compra sea un poco mayor, pero amortizarás esta inversión inicial en su funcionamiento, minimizando su consumo eléctrico.

Mantén la nevera siempre en condiciones, para facilitar su funcionamiento. Evita que se acumule hielo en su interior, y no dejes la puerta abierta por más tiempo del necesario. Limpia al menos una vez por semestre el tubo del desagote, para corroborar que no tenga obstrucciones. Coloca tu nevera lejos de fuentes de calor (como el horno), y asegúrate de que el aparato cuente con suficiente espacio de separación de la pared, para facilitar una adecuada ventilación (y refrigeración) del motor. No la llenes de más, y regula su temperatura según la estación del año.

Uso efectivo del horno

La estufa (o el horno) es otro elemento que puede facilitarnos la economía doméstica. Mantenlo siempre limpio y libre de obstrucciones, para evitar el consumo inapropiado de gas. Precaliéntalo en no más de diez minutos antes de ingresar los alimentos, y recuerda apagarlo unos cinco a diez minutos antes de culminar el tiempo de cocción, para aprovechar el calor restante sin consumir gas excedente. No abras la puerta durante la cocción, pues el espacio interior perdería mucho calor.

En las hornallas, o quemadores, asegúrate de que la llama no supere la superficie de la olla o el elemento que le coloques encima. Las llamas deben quedar a un máximo de 2 centímetros por dentro de esta superficie, para aprovechar todo el calor. Recuerda colocar las tapas sobre los recipientes, para aumentar la temperatura interna y minimizar el tiempo de uso de los quemadores.

El horno de microondas y su consumo

Finalmente, el horno de microondas. Se trata de un artefacto de alto consumo eléctrico. Utilízalo sólo en casos de necesidad, siempre adecuado el tiempo y tipo de cocción (el estilo –descongelado, calentado, cocción, etc- y la potencia) según los alimentos que coloques dentro. Coloca porciones pequeñas dentro para minimizar el tiempo de funcionamiento, facilitando una apropiada cocción. Mantenlo siempre limpio y ventilado, para maximizar su vida útil.

Con estos consejos, los artefactos de tu cocina se convertirán en tus aliados en la economía doméstica.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para minimizar en gastos y consumo energético de los artefactos de cocina, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social