Ahorro y mantenimiento del agua de piscinas

Cómo ahorrar agua en la piscina con un buen mantenimiento

El ahorro de agua en el hogar no sólo se debe a una cuestión económica, sino mayormente al respeto por el cuidado del entorno. Fuente de vida, es un recurso más bien escaso, cuyo consumo y uso debemos regular en todo lo posible.

Si vives en una zona con medidores, entonces sumarás a tus esfuerzos los de evitar gastos innecesarios, como lo es el cambio del agua de las piscinas, tanto las fijas como también las desmontables.

Aprende cómo cuidar y reutilizarla, sin consumir demasiado del preciado líquido, y sin la necesidad de recurrir a costosos productos químicos.

Mantenimiento de la piscina al inicio de la temporada

Lo primero es definir el sitio de montaje de la piscina, y procurar un piso aislado que prevenga la formación de moho y hongos. Puedes disponer planchas de isopor, telgoporl o planchas de plástico para ello. Luego, arma la piscina, y límpiala en profundidad, utilizando un cepillo de cerdas plásticas y una solución de partes iguales de lejía y agua limpia. Utiliza ropa que pueda arruinarse, guantes protectores, gafas, barbijo y todo lo que necesites, dependiendo de tu nivel de sensibilidad con este producto tan agresivo.

Luego de la limpieza, deja secar y ventilar la piscina con el sol natural. Esto colaborará en su desinfección, sin necesidad de usar productos artificiales para ello. Ya bien seca, simplemente coloca la manguera y comienza a llenarla.

Un techo antisuciedad

Cuando estés llenando la piscina, y todo el tiempo que permanezca fuera de uso, asegúrate de colocar el toldo o cubierta superior. Puedes hacerla con plástico cristal económico, cortándolo un poco mayor al tamaño de la piscina, y cosiendo elásticos a su alrededor, para ajustar al elemento.

Además de evitar el ingreso de hojas y suciedades, incluyendo el polvillo del agua, este toldo ayudará a calefaccionar el agua de la piscina sin elementos eléctricos ni otros métodos. A la hora del uso, simplemente retíralo, disfruta del agua templada, y luego vuelve a colocarlo al final de la jornada, una vez pasado el filtro manual para retirar la suciedad que pudiera haber ingresado.

Ahorro y cuidados del agua de la piscina

Una vez por día puedes sanear el agua de la piscina, rápido y fácil. Simplemente calcula la capacidad el agua (digamos, unos 5.000 litros), y agrega una cucharada grande de lejía, lavandina o cloro, removiendo luego con un elemento de limpieza. Si la piscina fuese superior en capacidad, adecua la cantidad de producto.

El uso de precipitantes puede ser una solución eficaz en el mantenimiento de la piscina para ahorrar agua. Una vez por semana, aplica este producto en la cantidad indicada en el envase, según la capacidad, y luego deja actuar por media a dos horas. Finalmente, filtra el agua con una bomba manual (puedes rentarla o pedirla prestada por el día, no es necesario adquirirla) o bien repasando el fondo de la piscina con paños, aunque esto es poco efectivo en comparación a la acción de la máquina.

Para mantener el agua de la piscina en óptimas condiciones, es vital cuidarla durante el uso. Asegúrate de que los ocupantes laven o limpien sus pies y cuerpo antes de sumergirse, y evita que las mascotas se metan o beban del agua. Para quitar la película de protector solar que flota, simplemente deja enfriar el líquido y dispón hojas de papel absorbente sobre la superficie, sin que se sumerjan, y retíralas con cuidado.
GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista digital gratuita con consejos e ideas para estas Fiestas. Encontrarás recetas, manualidades, trucos de decoración y muchos tips más.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para mantener el agua de la piscina, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social