Cómo diseñar un plan de ahorro doméstico

Un plan de ahorro doméstico

EL plan de ahorro y economía doméstica es sencillo de encarar, cuando lo hacemos siguiendo algunos consejos sencillos. Y es que se trata de actividades cotidianas fáciles de alcanzar, pero que a veces no tenemos del todo en cuenta.

Plantear el objetivo

Elaborar un plan de economía doméstica puede ser una tarea preventiva, o enfocada hacia algún objetivo. Si hacemos el plan para manejar mejor nuestro dinero, y tener un “nido de seguridad” para momentos difíciles, debemos encarar el plan de modo de no hacer sacrificios demasiado pronunciados.

En cambio, si determinamos el plan de ahorro para llegar a un objetivo concreto (por ejemplo: unas vacaciones familiares, la compra de un automóvil, cambiar de casa u otros objetivos, puntuales y definidos), entonces el plan de ahorro será definido con sacrificios más pronunciados, en pro a la concreción de ese objetivo, en un lapso temporal previamente determinado. Este detalle es esencial para la elaboración del plan de ahorro con un objetivo definido: saber exactamente cuándo requeriremos de esa determinada suma de dinero.

Los detalles del plan de ahorro doméstico

Una vez determinado el objetivo, de ahorro general o de un ahorro determinado, puedes dar comienzo a la elaboración en detalle de este plan. Se trata de establecer lo que harás para cumplir con tu objetivo. Debes determinar un plan sencillo, posible de ser realizado, y no uno que resulte irrisorio.

Con esto nos referimos a detallar tareas sencillas, simples. Puedes establecer “bajar un 3% en el consumo mensual de electricidad el primer mes”, para luego pasar en el período siguiente a un 4% o 5%, gradual y paulatinamente. Si de entrada estableces “recortar el gasto de electricidad en un 50%”, puede que no te resulte una tarea alcanzable, y que termines por abandonar o, por el contrario, por pasar a vivir en la época de las cavernas.

Tareas para lograr el objetivo

Un plan de ahorro bien establecido cuenta con muchas opciones para el ahorro, en tareas simples de alcanzar. Incluye en tu plan muchos pasos a dar, de modo que si un mes no los cumples todos, igual habrás hecho un ahorro significativo para tu plan.

Algunos pasos que puedes establecer en tu plan de ahorro son, por ejemplo, “tomar el autobús una o dos veces por semana, dejando el coche en casa”, “comprar sólo una golosina de deleite a la semana”, o “no comprar ropa nueva este mes, si no es de necesidad”. Se trata de no privarte del todo de las cosas o deseos, pero sí de controlar y minimizar el gasto general, en pequeños pasos.

Una vez que tengas lista tu lista de pasos a dar, imprímela o escríbela en una pizarra, bien visible, y siempre al alcance de tu vista, para poder llevarla a cabo con simpleza, y con grandes resultados.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para llevar a cabo un plan de ahorro doméstico, te sugerimos que visites nuestra sección Ahorro y Economía en el Hogar.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social