Consejos para la educación de los niños biculturales

En nuestra sociedad son cada vez mas comunes las familias que provienen de culturas distintas, y los niños deben aprender ambas a medida que crecen. ¿Cómo criarlos en este contexto?

Cómo educar a los niños biculturales

Consejos para educar a niños biculturales

En nuestras sociedades es bastante habitual hallar familias multiculturales. También quienes han decidido radicarse (y radicar a sus familias) en otros países se ven inmersos en esta situación habitual que es la biculturalidad, entremezclando costumbres, comportamientos, tradiciones y hasta celebraciones en ambas ramas simultáneamente.

¿Qué sucede con los niños?. ¿Cómo educarlos en este escenario?

Enseñar las diferencias de culturas

Los latinos en países anglosajones solemos ser mucho más demostrativos, cálidos, expresivos. Conservamos nuestras tradiciones y costumbres, en especial los mayores o los niños que fueron trasladados desde muy pequeños. Pero los que ya han comenzado la edad escolar se ven expuestos a condiciones algo particulares, en especial los adolescentes. Buscan encajar entre sus pares, se ven empapados de la cultura ajena, y son muy propensos a olvidar (y también a avergonzarse por las diferencias).

Es por eso que necesitamos enseñarles cuáles y cómo son nuestras costumbres, no perderlas en la práctica, y profesarlas en familia y con simpleza. No descartes las costumbres locales. Si quieres, tú no las celebres, pero tampoco evites que tus hijos lo hagan, pues ya son parte de su sociedad. Sumar siempre es posible, lo mejor es nunca restar, en especial las propias.

Transmite el pasado y los orígenes a tu hijo

Aprender sobre historia es a veces tedioso para los niños. En especial cuando afrontamos la enseñanza como una obligación. Pero si les demuestras cuáles son sus orígenes y cómo ha sido la historia de su país y de su familia como un cuento, con anécdotas, con historias interesantes, seguramente querrán aprenderlas, y escucharlas una y otra vez.

En lugar de obligarles a festejar el día de la Independencia de tu país en tierras remotas, explícales por qué es importante celebrarlo. Cuando los niños comprenden estos asuntos, será más sencillo que incorporen estas tradiciones y costumbres de una manera natural. Luego, predica con el ejemplo: si llega el día de la Independencia de tu nuevo país y tu hijo quiere celebrarlo, pídele que te cuente cómo sucedió y qué pasó: no sólo aprenderá más historia, sino que también verá la relación entre uno y otro suceso.

Las celebraciones en una familia bicultural

No hace falta que llegue un día de celebración para homenajear a tu propia historia. Mantén la gastronomía familiar a diario, así como la decoración de tu hogar y hasta tu ropa. Sigue con las costumbres del día a día, hazlas naturales en tu hogar. Ten tus pinturas a la vista, la bandera nacional, o lo que te haga sentir en casa, pero siempre conservando el aspecto de realidad de estar en una cultura diferente.

Sé creativo, original y orgulloso de tu cultura, pero no te encierres en lo estático. Actualízalas, incorpora elementos de las celebraciones locales, fusiona ambos aspectos de tu realidad actual, y sí podrás disfrutar de lo mejor de los dos mundos. Y, también, tus hijos reconocerán tu esfuerzo, apreciarán sus propias raíces y también las nuevas, pero sin olvidar quiénes son, de dónde provienen, y por qué.

"No descartes las costumbres locales. Si quieres, tú no las celebres, pero no evites que tus hijos lo hagan, pues ya son parte de su sociedad."

'

"No hace falta que llegue un día de celebración para homenajear tu historia. Sigue con las costumbres del día a día, hazlas naturales en tu hogar."