Consejos para elegir el libro ideal para nuestros hijos

Fomentar la lectura desde pequeños es la mejor idea que pueden tener los padres para educar a sus hijos, pero al momento de elegir el libro hay que tener en cuenta algunos detalles.

Cómo elegir un libro para niños

Consejos para elegir libros para los niños

Los libros son elementos que no deben faltar en la infancia de nuestros hijos. Estimulan la imaginación, fomentan la creatividad y despiertan los procesos cognitivos, además de ser una manera lúdica y entretenida de acelerar el aprendizaje de la lectura y de la correcta escritura, libre de errores gramaticales y ortográficos.

Pero tampoco se trata de imponer al niño cualquier libro, sino de hallar el que mejor se adecue a su etapa de crecimiento.

Qué tener en cuenta al elegir un libro para un niño

Más allá de la temática (cada niño tendrá sus propias preferencias), es la calidad literaria lo que debes atender. Incluso si fuera un nuevo tema: antes de adquirir el ejemplar, procura leer algunas páginas y corroborar su buena presentación.

Consejos para elegir el libro ideal para nuestros hijos
Más allá de la temática del libro, es la calidad literaria lo que debes atender

"Verifica que el tamaño de las letras sea el adecuado para tu hijo, y que los renglones estén claramente separados entre sí."

También verifica que el tamaño de las letras sea el adecuado para tu hijo, y que los renglones estén claramente separados entre sí, facilitando que aprenda a leer sin acompañar la vista con su dedo.

El contenido debe ser entretenido y atrapante, lleno de detalles escritos que faciliten la creación de una imagen en la mente del pequeño. Verifica el ritmo y la cadencia del texto, que no sean frases demasiado largas ni párrafos eternos, que hacen que los niños se pierdan entre las letras.

Libros según la edad del niño

La relación entre palabras e imágenes se adecua a la edad del pequeño. Un niño tan joven como de 6 meses de edad ya puede tener sus propios libros de tela, o cartón forrado en tela, lleno de dibujos y colores brillantes, lo que le facilitará crear la mecánica de asirlo y voltear sus páginas. Luego, se irá incorporando letras en gran tamaño, y algunas palabras cotidianas.

"Un niño que lee desde pequeño es un adulto bien hablado, elocuente y carente de errores gramaticales y ortográficos."

Hacia los 3 años, los libros ya pueden contar con palabras y frases simples y cortas, en letra imprenta mayúscula, que el niño disfrutará de mirar mientras un mayor lee el contenido. A partir de los 5 años de edad, en cambio, el pequeño ya estará listo para leerlo por su cuenta, pero aún en frases cortas, temas fáciles de seguir, y acompañados de buena cantidad de dibujos.

Ya entrada la edad escolar, hacia los 6 y 7 años, los libros pueden comenzar a restar su contenido de imágenes, reservándolas para grabados o algunos detalles que ilustren la situación ocurrida en las últimas páginas, y no en cada una de ellas.

Las temáticas del libro para niños

Como vimos, cada niño tendrá su preferencia. Sin embargo, para fomentar el gusto por la lectura y mejorar sus cualidades literarias, lo mejor es introducir al pequeño en diferentes temáticas. Los libros de cuentos y aventuras no faltarán, al igual que los cómics a partir de los 7 años de edad. Pero también se puede complementar con libros educativos, incluso poemas y canciones, o hasta libros de cocina.

La variedad de la lectura ayudará a que el niño aprecie su temática favorita, mientras le enseñará la enorme variedad de opciones que lo asistirán a lo largo de su vida. Un niño que lee desde pequeño es un adulto bien hablado, elocuente y carente de errores gramaticales y ortográficos.