Consejos para Crear una Tarjeta de Presentación

El Arte de Crear una Tarjeta de Presentación

Si sabes crear una tarjeta de presentación podrás, por ejemplo, posicionar tu marca personal y disfrutar de las maravillosas ventajas que tiene el networking. Ya que estamos en la era digital, podemos pensar que las tarjetas de papel han quedado un poco obsoletas y eso no es verdad. Pueden ser de mucha utilidad para atraer clientes nuevos, para darte a conocer, para contactar posibles socios o para mejorar tu imagen.

Cuando nos presentamos de manera correcta ante los demás, ya tenemos un punto a favor. No olvides que la primera imagen siempre es la que cuenta, y con las tarjetas de presentación tendrás una excelente herramienta para hacer branding (construir una marca) y lograr que las personas no puedan olvidarte (siempre hablando dentro del ámbito profesional, claro está).

Consejos para usar las tarjetas de presentación. Cómo crear tarjetas personales atractivas. Tips para diseñar tu tarjeta de presentación

© Depositphotos.com/AndreyPopov

Imagen 1. Una clave para aprovechar las tarjetas de presentación es entregarla al finalizar una conversación, no al principio

Claves para Diseñar Tarjetas de Presentación

Si estás a punto de asistir a una reunión o evento importante, no dudes en leer los siguientes tips para crear tarjetas de presentación, y aprovechar estas reuniones para atraer futuros clientes:

Elige un diseño profesional: Ya sabemos que en la actualidad podemos hacer cualquier cosa por nosotros mismos, sólo precisamos el software adecuado y aprender a “prueba y error”. Pero en este caso, no es lo más adecuado. Quizás te queden muy bonitas, pero tal vez se note que las has hecho tú y eso no habla bien de ti. ¿Por qué?. Porque se supone que tienes cosas más importantes que hacer que ponerte a diseñar tus tarjetas de presentación.

Un buen diseño se relaciona a una persona profesional y cualificada. Por otra parte, no se te ocurra elegir un modelo genérico, aunque tengas que gastar dinero que no tenías pensado, invierte en contratar un diseñador que haga ese trabajo.

Prefiere la comprensión a la creatividad: Uno de los errores típicos al momento de diseñar tarjetas de presentación es que pecamos de creativos. ¿Esto qué quiere decir? Que no es preciso que elijas un diseño estrambótico que requiera de un manual para entenderlo; sé simple y obtendrás mejores resultados.

Las fuentes demasiado decorativas, pesadas o estilizadas pueden ser complicadas para leer. Recuerda que quizás haya personas que no ven bien, ¡que no tengan que forzar la vista o colocarse las gafas en medio del evento!

Determina el tamaño: Suelen ser de una forma bastante estandarizada. Lo tradicional es 8 cm X 5 cm, rectangulares, en papel que sea lo suficiente grueso para que no se rompa, pero también ligero para que entre en cualquier cartera o bolso. Si bien las tarjetas con bordes circulares son más memorables por su creatividad, también son complicadas para guardar con las demás. Si decides imprimir información en la parte trasera, ésta debe ser vital. Puede tratarse de un logo o una marca, pero no más que ello. Los datos importantes siempre van en el reverso, todos juntos.

Evita colores estridentes al crear una tarjeta de presentación: Al elegir el color, recuerda que no debe ser uno brillante, ni para el fondo ni para las letras. Asegúrate de que destaque por las razones adecuadas. Elige un tono que combine con la marca o el logotipo, por ejemplo. Los más recomendables para facilitar la lectura son el negro, el azul marino y el gris oscuro.

Incluye diferentes medios de contacto: Es verdad que en la actualidad nos contactamos por correo electrónico, por redes sociales o por videollamada, sin embargo, no está de más que añadas el número de teléfono y hasta el fax. Si te permite el espacio, agrega el sitio web oficial de tu empresa.

No es preciso que pongas demasiada información, sino la más adecuada, es decir, que si tienen un teléfono en la oficina pero no le dan demasiada importancia, no lo escribas en tu tarjeta. Si han abierto una cuenta en una red social pero no la actualizan, tampoco.

Chequea la ortografía: Los errores o faltas pueden afectar no sólo tu marca personal, sino también tu futuro. Tan vital es la buena ortografía que ni te imaginas. Antes de enviar a imprimir, chequea bien que todos los datos estén bien, incluyendo tu nombre, tu dirección de correo electrónico, el número de teléfono, etc. Presta mucha atención a cada palabra, por más de que te pases unos minutos frente al diseño analizando letra por letra, vale la pena. ¡Y ni hablar si tienes un apellido complicado!

No salgas a ningún sitio sin tus tarjetas: Nunca sabes en que lugar te puede estar esperando la oportunidad de tu vida. Compra un guardatarjetas y llévalo en tu portafolio, siempre en buen estado, protegidas de la lluvia, del polvo, de los dobleces, etc. Nunca asistas a una reunión o evento sin llevar varias (aunque sean más de lo que esperas entregar). Cuando llegas a una oficina donde no te conocen, una buena idea es ofrecerle tu tarjeta a la recepcionista, ya que suelen guardarlas en una carpeta.

Por último, al entregar una tarjeta de presentación, ten en cuenta que no es bueno repartirlas a cualquiera que se te pone en frente. Lo mejor es esperar a que te la pidan. Si la ofreces apenas comienza la conversación, darás la sensación de estar desesperado o de presionar mucho. Es mejor que la entregues al terminar la charla.

Sigue estos consejos para diseñar tarjetas de presentación efectivas y entregarlas en los próximos eventos, para atraer clientes, colegas y armar una gran red de contactos.

GRATIS!

CHP Magazine

ESPECIAL
NAVIDAD

Revista Digital

Te invitamos a descargar nuestra revista con consejos e ideas para crear una Navidad mágica, en familia y con amigos, llena momentos inolvidables.

Si deseas leer más artículos similares a Consejos para Crear una Tarjeta de Presentación, te sugerimos que visites nuestra sección Relaciones interpersonales.

Esta nota te fue útil?

Si te gustó compártelo o publícalo en tu red social